¡Sorpresa! (¿) El mundo está realmente jodido (?)

Una sorpresa que te despierta.

Hace unos meses escuché en un evento de homenaje por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa que el mexicano ha dejado de sorprenderse. Ya no nos sorprenden los muertos. Ya no nos sorprenden los desaparecidos. Se nos hace parte del día a día. Ya no nos sorprenden las ofensas a los derechos humanos y dejamos de sorprendernos al saber que en México hay muchos muertos. Hemos realmente perdido nuestra capacidad de sorprendernos. Después de lo sucedido en Guadalajara este fin de semana y tomarlo como una más de las noticias de la situación actual de México me di cuenta que esa frase sigue estando vigente en mi. Ya no me sorprende lo que sucede. Entonces decidí buscar sorprenderme de nuevo. Y que otra forma de sorprenderme que quitarme la venda acerca de lo que está sucediendo en el mundo. Que otra forma de sorprenderme que salir de la ignorancia de vivir en el mundo perfecto de estudiar en una universidad privada, tener un intercambio en Finlandia y tener un trabajo de verano en Estados Unidos. Y para mi tristeza, si me sorprendí.


Si, el mundo está jodido.

Existen países, como Egipto, en donde la homosexualidad es un delito cuyo castigo es hasta 17 años de cárcel. Otros, como Pakistán, la castigan hasta con cadena perpetua. Y hablando de Pakistán, ¿Qué nivel de educación esperarían de un Pakistaní haciendo su doctorado en química? Se sorprenderían si les dijera que la información a la que tenía acceso en su país, le hacía creer que el condón se usaba durante las relaciones sexuales entre homosexuales era para evitar que uno de los dos quedara embarazado. Pakistán, así como otros países musulmanes circundantes, tienen al gobierno y a la religión sumamente ligados, siendo el Qur’an la mima ley. Esto deriva en la ilegalidad del adulterio (castigado hasta con muerte) y del comercio con alcohol (solo se puede conseguir ilegalmente o si eres parte del gobierno).

Y siguiendo en el tema de los derechos LGBT, existen países más extremos, como Mauritania y Sudán donde el castigo del delito “Ser homosexual en público” solamente es la muerte. Y hablando un poquito más de Mauritania, este país abolió la esclavitud en 1981, siendo el último país en el mundo en hacerlo. Sin embargo la esclavitud no tenía castigo hasta (HÁGANME EL CH%&$#€ FAVOR) 2007. Es decir, era ilegal practicarla, pero si la practicabas no te hacían nada. Y pues, ilegal o no, la esclavitud sigue estando vigente. Si, en el siglo XXI, sigue habiendo esclavitud en el mundo. Se estima que hay 600,000 esclavos en este país, es decir, el 20% de la población del mismo. Y por más que este sea el país con más porcentaje de esclavitud en el mundo, triste y sorprendentemente no es el único:

Y mientras el mundo gira, ISIS y otros árabes extremistas continúan su ascenso en la escalera de los terroristas más temidos a nivel mundial, en México se llora a 43 estudiantes desaparecidos a la fuerza y en Kenya se sufre por la muerte de 142 estudiantes, tres policías y tres soldados. La franja de Gaza es de esos territorios a los que nadie se quiere acercar y en México la guerra contra el narcotráfico provoca que haya autobuses incendiados y helicópteros derribados. #BringBackOurGirls se volvió mundial después de que el grupo Boko Haram capturara 276 niñas en Nigeria, de las cuales siguen captivas 219 y Rusia ocupó los primeros planos de los periódicos después de su intervención militar en Ucrania. Y se pueden escribir más de 640 páginas abordando los abusos a los derechos humanos en México y el mundo (ver: Human Rights watch world report 2014–15). Oh, si que se podría abordar horas y horas de discusión acerca de esto. Pero cuando le preguntas a estadounidenses acerca de Snowden y la vigilancia del estado a través de su facebook obtienes estas respuestas, en serio te preguntas si a la gente en verdad le interesa saber que está sucediendo en el mundo.

Y mientras todo eso sucede, una pelea de box llamada “La pelea del siglo” recauda 180 millones para un peleador (Mayweather) y 120 millones para otro (Pacquiao) de los más de 400 millones de dólares que generará. Cabe destacar que el precio por boleto alcanzó incluso los 150,000 dólares. Y mientras esto sucede, el mundo está “consternado” por la situación en Nepal, y hasta el día de la pelea (2 de mayo) habían recolectado la siguiente cantidad de dinero en EUA, UK y Australia:

Más información: http://www.helpnepal.net/nepal-earthquake-2015-fundraiser-updates

Pues… Dos boletos para ver la pelea del siglo suman más de lo que se había juntado para ayudar a Nepal. Dos. Boletos. Dos.

Pero vamos, al menos te puedes dar cuenta que en México no estamos tan mal. En México se tiene un ingreso mensual de 12,850 dólares al año. No está tan mal. ¿O si? Si ese es el ingreso mensual del mexicano promedio y tomamos en cuenta que según Forbes, tenemos a uno de los hombres más ricos del mundo, tal vez la perspectiva cambie un poco. Carlos Slim tiene una fortuna de $72.3 billones de dólares. Haciendo una rápida operación, la fortuna de Carlos Slim equivale a lo que ganan más de 5,626,459 mexicanos promedio al año. ¿Saben cuantos estados de la república tienen más población que ese numerote? Con cifras del 2010, cinco:

Es decir, que si en todos los estados con menos población de Puebla todos ganaran lo que es el ingreso mensual, el señor Carlos Slim tiene una fortuna mayor a los ingresos de 27 estados de la república.

¿Y saben probablemente con qué compra Carlos Slim sus cosas de ricos? Con su American Express Centurion Card. Tarjeta sin límite de crédito y que para tenerla, el cliente de American Express debe tener el dinero para poder gastar anualmente 1 millón de dólares. El cliente promedio de esta pequeña tarjeta tiene solamente 16.3 millones de dólares en propiedades y un ingreso anual de 1.3 millones de dólares. Y si la tienen, pueden contar con los beneficios de cargarle gasolina a su yate o a su jet privado. Así mismo, tienen beneficios en hoteles de lujo y todos los vuelos que compren serán de primera clase.

El mundo está jodido.


NO. El mundo NO está jodido

Y a pesar de todo lo escrito anteriormente, siguen existiendo esos soñadores que desde su trinchera ponen su granito de arena para hacer que el la respuesta de este post sea “no”. Súper héroes que no tienen ni la fama ni la fortuna de los portadores de su “Amercian Express Centurion Card”, pero luchan día a día por hacer que este mundo en el que vivimos no caiga. Que dejaron de soñar y comenzaron a actuar. Personajes peculiares que demuestran que SI se puede hacer algo por más difícil que sea. Personas que deciden sorprendernos, pero no por alguno de los medios anteriores:

  • Personas como Pepe Julian Onziema, Ugandés transgénero que lucha por que en su país se respete y se tolere a las personas sin importar sus gustos. Y si creen que es fácil hacer esto, (y si tienen una hora libre) pueden ver esta entrevista que le hacen al susodicho donde la primera pregunta es… ¿Por qué eres gay?
  • Personas como Malala Yousafzai (Obviamente debes saber quien es) y Farah Baker (leer nota) que a su cortísima edad, hicieron lo posible por mostrarle al mundo lo que en verdad era vivir bajo las condiciones bajo las que vivían. Una en Pakistán y la otra en la franja de Gaza, las dos, mediante su inocencia y su deseo de una situación mejor, le abrieron, cada una por su propio medio, los ojos al mundo.
  • Grupos o asociaciones civiles como Grupo RE, creado después de que sus fundadores decidieran decir “ BASTA”. Desde su fundación, se ha mantenido con el objetivo de “fomentar el desarrollo humano de organizaciones y empoderar agentes de cambio que trabajen por el bien de su comunidad”. Y uno de sus programas principales, SerVers, tiene el objetivo de “detonar y desarrollar en jóvenes, actitudes que les permitan
    identificar su capacidad para lograr sus metas, alcanzar su superación personal y profesional”. Actualmente con varias sedes en el país, le regala a jóvenes en varios estados la oportunidad de elegir hacer las cosas bien y cambiar su vida, impactando así su entorno.
  • Civiles como “Chummel Torres” o “Beppe Grillo” que no se quedaron de acuerdo con la libertad de expresión con la que contaban y decidieron crearse sus propias oportunidades para expresarse. El primero, después de hacerse famoso debido a su irreverencia, decidió usar su poder de convocatoria para hacer llegar de una forma divertida y descarada la información a una sociedad famosa por estar “idiotizada por la televisión”. Actualmente, con más de un millón de suscriptores en Youtube, “El pulso de la república” es una opción distinta y diferente de ver las noticias. Así mismo, cuenta con campañas sociales como “El maestro del mes”. El segundo, tras ser censurado en la televisión italiana debido a su constante ataque a los políticos del país, creó el blog beppegrillo.it, que actualmente es de los blogs más visitados a nivel mundial, y en el que ejerce y promueve la libertad de expresión por la vía del internet.
  • Ingenieros y emprendedores sociales como Chase Adam, Christopher Ategeya y Mark Arnoldy, cuyo objetivo al ser emprendedores en vez de generarse una riqueza enorme, es el de mejorar vidas. El primero, fundador de Watsi, un sistema de crowdfunding, especializado en llevar asistencia sanitaria a todas las personas en el planeta que no puedan pagar por ello. El segundo, creador de Rides For Lives, que le ha dado transporte médico a más de 10,000 personas en Uganda. El tercero, fundador de Possible Health, Empresa cuya misión es llevarle salud a las personas en Nepal. Y si, ya existía antes del desastre natural en el mismo.

No necesitas ser Edward Snowden y trabajar en un lugar privilegiado, o ser Emma Watson y ser conocida en todo el mundo para poder ayudar. Solo se necesita un “quiero”. Porque entre más personas quieran, la respuesta de este artículo tenderá más al NO. Porque el mundo no está jodido. Porque si se puede hacer algo. Porque solo se necesitan más sorpresas buenas que malas.

No perdamos el sentido de la sorpresa. Sorprendámonnos. Sorprendámonnos para bien y para mal. Pero más que eso, comprendamos que si, si podemos hacer algo.

No vivimos en una maravilla como en la que vivimos para quedarnos callados y no hacer nada:

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Edu Espinosa’s story.