Tiempo de cerrar


Si no vieron Tiempo De Matar (A Time To Kill), aquella con Matthew McConaughey, Samuel Jackson y Sandra Bullock, no sigan leyendo porque les cuento el final.

Ambientada en un pueblito del sur de Estados Unidos y en el medio de violentas tensiones raciales, un inexperiente abogado (McConaughey) acepta defender a un padre de raza negra (Jackson) que mató a los white trash que violaron a su hija menor. En la escena más recordada, a la hora de los argumentos finales y cuando el juicio venía de nalga, el personaje de McConaughey le pide a los jurados que cierren los ojos y se imaginen a una niña siendo brutalmente golpeada y violada. Tras una larga intervención en la que no escatima detalles e insiste repetidamente en que ejerciten la imaginación, Matthew se despacha con una de las líneas más famosas de la historia del cine: ‘Ahora imaginen que es blanca’.

Imaginen a dos acaudalados empresarios, de los tipos mas ricos del país y muy cercanos al presidente, a quien apoyaron política, logística y económicamente durante su campaña e incluso le obsequiaron la banda presidencial. Imaginen que gestionan una empresa líder en su rubro durante años para terminar con la misma fundida, con deudas millonarias en el Banco República y 900 y pico de trabajadores en la calle a quienes les pagaban sueldos de entre 12 y 17 mil pesos. Ahora imaginen que el presidente es blanco. O colorado.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated eferey’s story.