Resistencia a la insulina explicado para humanos: Lo que no te dicen los médicos

¿Te has preguntado en qué consiste este trastorno tan “famoso”. ¿Por qué es tan común en la actualidad?. ¿Qué lo hace tan temido tanto para las personas comunes como para los médicos?. En las próximas líneas, intentaré explicártelo como si fueras un niño de 10 años.


Primordialmente, es necesario aclarar que nuestro páncreas tiene 2 funciones: una digestiva (ayudar a la digestión de alimentos) y otra endocrina (producir hormonas importantísimas para el metabolismo), lo que convierte a este órgano en una pieza indispensable para la vida.

Sin él, simplemente no podríamos utilizar la energía proveniente de los alimentos (carbohidratos y proteínas) ni tampoco almacenarla, de ser el caso.

Nota científica: El páncreas está dividido anatomofuncionalmente en dos porciones. El exocrino que está compuesto por los acinos y conductos pancreáticos y el endocrino conformado a su vez por los islotes de Langerhans.

La insulina y el glucagón, son producidas a nivel pancreático por las células beta y alfa respectivamente, en los islotes pancreáticos (endocrino) con el objetivo de regular la utilización de la energía a partir de los carbohidratos, proteínas y las grasas.

Son diversos los estímulos y compleja la regulación de la secreción de ambas hormonas, tema que no compete a este artículo, pero que si me lo piden en los comentarios, podría hacer uno al respecto.

Ya, entonces dime de qué va esto de la resistencia a la insulina

Justamente se les llama islotes, porque al microscopio óptico son como pequeños cúmulos que difieren del patrón celular a su al rededor, como una isla

Paciencia, paciencia… antes es importante saber un poco para qué carajos sirve esta insulina.

La insulina, como la mayoría de las hormonas, funciona como un mensajero que va por la sangre activando y desactivando cosas al entrar en contacto con las células.

En este caso, la insulina es la molécula que “le toca el timbre” a todas las células de nuestro cuerpo para que le “abran la puerta” a la glucosa, molécula de la que se extraerá la energía necesaria para los procesos de nuestro cuerpo.

Los receptores para la insulina (los “timbres de la puerta”), al unirse con con ella, activan una reacción en cadena, un cascada de señalización interna que tendrá como resultado final, que la “puerta” se abra.

Aunque son dos procesos íntimamente relacionados -lo del “timbre” y la “puerta”- en realidad, no son la misma cosa.

Nota científica: La insulina, también funciona como una hormona del crecimiento (anabolizante), por lo que puede activar dos vías, una que tiene que ver con el metabolismo de la glucosa y otra referente al anabolismo. Curiosamente, puede estar dañada la vía del metabolismo de carbohidratos sin verse alterada la vía anabólica.

Está bien, me explicaré mejor.

El mecanismo de señalización (timbre) podría estar alterado mientras que el proceso transporte interno de la glucosa (puerta) estaría íntegro, sin embargo, si uno de los dos no funciona, habrán serias repercusiones; como veremos en este momento.

Ahora si, la resistencia a la insulina

Bien, sabiendo esto, quiero que observen bien imagen anterior. Les parecerá al principio un poco complicada, pero si obvian los nombres raros y todas esas cosas, se quedarán con la parte fundamental.

La insulina, como ven, se une a su receptor, activa el “timbre” (señalización) y eso genera que un transportador (en la imagen sería el GLUT-4) es llevado hasta la memrana de la célula para captar la preciada glucosa.

Lo que se sabe, hasta los momentos, es que las personas que sufren de resistencia a la insulina tienen la característica de que, algún punto de la cascada de señalización del “timbre”, está alterada.

Es decir, La insulina toca el timbre pero este nunca llega a sonar, por consiguiente, nadie abre la puerta. Sencillo ¿no?.

Justamente medicamentos como la Metformina, trabajan “reactivando” esta cascada de señalización lo que disminuye sustancialmente la resistencia a la insulina.

Este factor tiene importantes implicaciones genéticas, quiere decir que, si en tu familia tienes historia de Diábetes Tipo 2, Síndrome metabólico o de resistencia a la insulina, cuidado…

Gemelos homocigotos tuvieron una tasa de concordancia de la enfermedad del 90%, quiere decir, que personas con familiares que padezcan de esto tienen 5 a 10 veces más probabilidades de tener resistencia a la insulina.

El papel de la obesidad

Extraída de una de mis presentaciones para la universidad

Solemos pensar que esa “barriguita” es un simple depósito de grasa inerte, esperando a ser utilizado — de ser necesario-, sin embargo, nada está más alejado de la realidad. Te mostraré por qué.

El tejido adiposo (grasa) cuando se acumula centralmente -barriga/pansa- se vuelve perjudicial, pues, de por si, ya se sabe desde hace mucho tiempo que el tejido adiposo es como un órgano secretor de distintas sustancias.

Cuando este tejido acumulado sobrepasa las cantidades consideradas normales, estas sustancias químicas comienzan a producirse de manera anómala contribuyendo a la resistencia a la insulina.

Una de las adipocinas más importantes (Adiponectina) se encuentra deficiente en estos casos de obesidad central, lo que hace al tejido adiposo menos sensible a la insulina

Otra cosa importante, es que esta barriguita constantemente está tirando restos a la sangre (Ácidos Grasos Libres), restos que comienzan a “saturar” algunas vías importantes utilizadas por la insulina.

Y por si no fuera suficiente…

El tejido adiposo genera inflamación, así es. Este tejido generaotras sustancias químicas “proinflamatorias” que originan ciertos estrés local y que termina por impedir la unión de la insulina con su respectivo receptor.

Nota científica: El exceso de ácidos grasos libres activa el inflamasoma en macrófagos, lo que termina en una producción excesiva de Interleucinas que actúan en los sitios de acción de la insulina, compitiendo con ella por los lugares de unión.

Es decir, el timbre funciona bien, la puerta abre correctamente, pero hay alguien parado en la puerta que no me deja pasar.

Estoy seguro de que ahora mirarás a tu pansita con otros ojos. No está tan quieta como pensabas…

Impresionante… ¿Y ahora qué?

La resistencia a la insulina de por si, puede no ser Diábetes Tipo 2 establecida, sin embargo, puede significar el comienzo.

Las células encargadas de producirla, deben trabajar el doble para poder “vencer” la resistencia que existe, lo que con el tiempo causará que muchas de ellas comiencen a morir por “exceso de trabajo”, y, al haber deficiencia en la secreción de insulina, ocurre por primera vez la hiperglucemia (subida de azucar): Bienvenido al equipo de la diábetes.

Para cuando ocurre la primera hiperglucemia, más del 50% de las células beta pancreáticas han muerto, es decir, ya el daño es irreversible.

No todo está perdido, hay nuevos estudios que nos están ayudando a ver esta resistencia a la insulina ya no como un defecto, sino como una adaptación evolutiva -cosa que explica por qué hemos fallado en reducir la incidencia de esta enfermedad y sus complicaciones- lo que está generando nuevos enfoques terapéuticos.

Esto no quedará hasta aquí, en próximos artículos voy a explicarles qué pueden hacer para prevenir, revertir o al menos controlar esta enfermedad, de que ya la tengan.

Me gustaría saber qué dudas tienes al respecto o si tienes alguna idea o experiencia que nos quieras compartir, estaré esperándote en la sección de comentarios :).

Originalmente publicado en mi blog de Steemit


Imágenes utilizadas bajo Creative Commons, si desea más información puede contactarme.


Me llamo Efraín . Soy un estudiante de medicina venezolano y entusiasta de la tecnología. Creo fervientemente que podemos construir un mundo mejor con ayuda de la ciencia. Te invito a seguirme, semanalmente estaré escribiendo sobre diversos temas que seguramente podrán interesarte.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.