La asertividad es un modelo de relación interpersonal que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás; tiene como premisa fundamental que toda persona posee derechos básicos o derechos asertivos. — https://es.wikipedia.org/wiki/Asertividad

Cómo trabajar bajo el principio de asertividad

¿Qué es asertividad?

Es una habilidad social para comunicarnos de forma clara y directa, con el tono y el contexto apropiados, sabiendo que tenemos el derecho de expresarnos así como la obligación de respetar el derecho de los demás mientras lo hacemos.

Por ejemplo, si estamos molestos, tenemos el derecho a comunicarlo con el tono al nivel/volume apropiado y que el mensaje sea claro y conciso sin darle vueltas. Así que si recibimos en el restaurante un mal servicio, tenemos el derecho de reclamar al gerente o a nuestro mesero sin necesidad de hacer un escándalo dramatizado, pero defendiendo nuestra postura.

– Mi plato está sucio, ¿podría cambiarlo por favor?

Ser asertivo nos permitirá superar muchas de las “creencias” de educación equivocadas que limitan nuestros derechos y nos hacen sentir incómodos al sentir que podríamos lastimar a una persona al decirlo. Puesto que tenemos el derecho a señalar, reclamar, denotar, pedir, solicitar, expresar, etc.

– La sopa no sabe bien, a mi gusto le falta sal

Así mismo, podemos mejorar nuestra comunicación con clientes y colegas si mejoramos la manera en que expresamos en vez de suprimir nuestra opinión o explotar en el intento. En el trabajo, podremos comunicarnos con un cliente dejando claro cuáles son las obligaciones y responsabilidades de cada uno, pues en una sociedad acostumbrada al lema “el cliente tiene la razón” pasamos por alto los derechos que tenemos de exigir y defender nuestra postura.

– Cliente: ¡Te encargué esto desde las tres de la tarde!
– Agencia: Así es, sin embargo es necesario que estés consciente de que cada cambio adicional que envías después, necesita 30 minutos aproximadamente para revisarse y aplicarse correctamente. Sin ese tiempo no podríamos asegurarte la entrega de un trabajo de calidad.

En este ejemplo podremos ver como el cliente reclama un retraso en la entrega de un proyecto y la agencia defiende sus tiempos de entrega y sin buscar un conflicto explica el motivo y advierte los resultados. En una agencia regularmente se habría presionado a los empleados para que trabajen más duro porque el cliente está molesto. Todos tenemos derecho a estar molestos así como a estar equivocados, pero no tenemos el derecho de pasar sobre lo demás.

a) ¡Oye! Deja de estar enviándome partes del documento y dime cuál es el bueno.
b) Perdón que te moleste, pero no logro identificar cuál de todas las partes que me has enviado es la correcta y necesito integrar todos los archivos en un solo documento y no me va a dar tiempo para todos mis proyectos.
c) Colega, aún me falta la información completa de este documento, ¿podrías entregarme todo hasta que esté completo y no por partes? De otra manera trabajaremos menos eficientemente.

La asertividad se encuentra en un punto medio entre la pasividad (condescendencia) y la agresividad, por lo que la respuesta c) sería la más apropiada en este ejercicio. Trabajar en una relación donde los mensajes son claros y defendemos nuestros derechos sin vulnerar el de los demás deja poco espacio a la mal interpretación.

– Me comprometo a entregarte 3 diseños de plantilla para mañana a las 4 de la tarde, cualquier cambio no contemplado hasta ahora retrasaría la entrega y generará un costo adicional.

Cuando establecemos acuerdos laborales y comerciales, es muy importante dejar en claro cuales son las obligaciones, responsabilidades sobre el rol de sus integrantes, los alcances del proyecto y sus objetivos, costos en caso de que se generen gastos adicionales y quienes los cubrirían. Quizás parezca rebuscado al inicio, pero es una manera práctica de ahorrar dolores de cabeza, re-trabajo y conflictos.