¿Se te olvidan las contraseñas? Recuérdalas fácilmente.

Día a día dependemos de muchísimos servicios en línea, desde Facebook o Twitter, hasta Gmail y Netflix. Para cada uno tenemos una contraseña distinta, regida por un determinado número de caracteres o combinación de letras y números.

Y con justa razón lo hacen, sobra decir que es arriesgado tener una misma contraseña para todos los servicios, ya que si nos llegan a “hackear” una cuenta, prácticamente tendrían acceso a todas las demás. Pero, ¿cómo recordar tantas contraseñas distintas?

En realidad es muy sencillo, solo necesitas desarrollar métodos que te permitan crear contraseñas al vuelo, es decir, que si se te llegara a olvidar una puedas aplicar este método y recuperar tu contraseña a partir de información que ya conoces.

Los datos

La mayoría de los servicios de password requieren al menos de 8 a 11 caracteres, así como un número y un símbolo. Por ello, nos enfocaremos a crear una contraseña lo más adecuada según los estándares de Internet. Para ello necesitamos dos cosas: datos, que conforman lo que ya conoces y de la que puedes obtener la información necesaria para crear tu contraseña, y métodos, que son la forma en la que usamos esa información.

Veamos:

  1. Piensa en una palabra personal y secreta que estés seguro nunca se te irá de la mente: tu canción o banda favorita, tu mascota, tu superhéroe o equipo favorito.
  2. Uno o más números que sepas bien que tampoco olvidarás, como tu fecha de nacimiento, tu aniversario, tu número de la suerte, etc.
  3. Algo que te vincule con el servicio; es decir, si lo que quieres es acceder a Facebook, ¿qué es lo primero que piensas cuando vas a hacerlo?

¿Los tienes? Bien.

Los métodos

Ahora todo consiste en desarrollar los métodos con los cuales puedas repetirlos una y otra vez para ensamblar tu contraseña, lo importante es que este método sea único y que solo tú conozcas. Por ejemplo:

Mi palabra personal es “superman”, como método, he elegido usar únicamente las consonantes y mi nueva palabra quedaría así “sprmn”.

Puedes elegir el método que más te guste y te sea más fácil recordar, por ejemplo:

  • Escribirlo de atrás hacía delante: “namrepus”
  • Solo vocales: “uea”
  • Repetir las vocales: “suupeermaan”
  • Siguiente letra en el alfabeto: “tvqfsnbñ”

¿Ya te das una idea? Muy bien, solo necesitamos crear nuevos métodos para el resto de nuestros datos.

Mi número es mi fecha de nacimiento; podrías creer que es poco segura y que cualquiera la averiguaría, y es cierto, pero es mi método lo que la hace segura. Para mi número personal sumaré uno (+1) a los números impares y restaré uno (-1) a los pares. Si mi fecha de nacimiento es 1983, después de aplicar este método mi número quedaría así 2892.

Lo importante es saber que no necesito recordar los elementos finales que componen mi contraseña, sino los métodos con los que la construí.

Terminemos el ejercicio con el último dato que es algo que relacione mi servicio, yo decidí que mi método sería recordar el color del servicio. Por ejemplo, para Facebook usaría la palabra “azul”, para Twitter la palabra “cyan”. Tú puedes usar cualquier cosa que te haga recordar el servicio o bien, usar de nuevo el primer procedimiento con la palabra Facebook y quedaría así “fcbk”.

No te preocupes, aunque todos estos pasos parezcan complicados al inicio, verás que al repetir los métodos irás aprendiéndolos y cada vez te será más sencillo construir tu contraseña desde cero, en caso que llegaras a olvidarla.

Ensambla tu contraseña final

Ahora solo resta construir tu contraseña con los datos que has obtenido y para ello también puedes aplicar un método para cambiar el orden de los elementos. En la mayoría de los casos las contraseñas requieren usar al menos una letra en mayúscula y un signo especial, usa estos elementos con un método para quizás cambiar el orden y hacer así tu contraseña más segura. Por ejemplo, pondré mayúscula en la primer letra de mi palabra personal y el signo “@” (en este caso), para dividir mi palabra personal de la palabra del servicio. En mi caso mi contraseña quedaría así:

Sprmn@azul2892

A primera vista parece una contraseña difícil de recordar, hasta que repitas los métodos con que llegamos a armarla por primera vez.

¿Quieres probar qué tan segura es tu contraseña?

Con el ejemplo anterior, obtuve la mejor calificación “BEST” en la prueba que Microsoft ofrece con su herramienta de comprobación en línea. Haz la prueba con tu contraseña actual y averigua qué tanto mejora con las sugerencias de este artículo.


A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.