Lo que algunos medios internacionales no quieren que sepas sobre el sistema electoral cubano

Por: Elaine Díaz

Dos opositores cubanos fueron nominados recientemente como delegados a la Asamblea Municipal del Poder Popular en la isla, aunque no lograron ser elegidos. Varios medios internacionales como AP y BBC Mundo calificaron el hecho de “inaudito” y “sin precedentes”. Las elecciones a la Asamblea Municipal se celebran cada dos años y medio en Cuba, por lo que generalmente no ocupan la atención de los medios internacionales.

Sin embargo, la presencia este año de Hildebrando Chaviano, periodista independiente y abogado; y Yuniel López, miembro del Partido Democrático de Cuba — ilegal en la isla -, ha acaparado no pocos titulares. Desafortunadamente, varios reportes continúan brindando elementos absolutamente erróneos o manipulados sobre el sistema electoral de la isla, lo que contribuye a incrementar la desinformación existente al respecto.

Las funciones del delegado a la Asamblea Municipal del Poder Popular — órgano de gobierno local — suelen minimizarse en los artículos. De acuerdo con el reporte de AP y BBC Mundo, el delegado “se encarga de cuestiones de ámbito local como el suministro de agua, la reparación de las calles o la fumigación”.

Asimismo, ambos medios desconocen el proceso de elección de los delegados a la Asamblea Provincial y de los diputados a la Asamblea Nacional. Según los rotativos,

Las asambleas municipales también designan candidatos para la mitad de los puestos en las provinciales. A su vez, las provinciales nombran los candidatos para el 50% de los miembros de la Asamblea Nacional, que elige al Consejo de Estado, encargado de designar al presidente. Las otras mitades de los candidatos los selecciona una comisión electoral oficial, lo que asegura el control al Partido Comunista.

El artículo en español de BBC Mundo fue replicado en cientos de medios de habla hispana y el reporte de AP fue publicado en igual número de medios, incluyendo el New York Times, lo que multiplica la dimensión de los errores.

Para contribuir a la comprensión de este complejo sistema electoral, Global Voices responde algunas de las preguntas más usuales sobre el papel de las Asambleas Municipales del Poder Popular.

¿Qué es la Asamblea Municipal del Poder Popular (AMPP)?

La Asamblea Municipal del Poder Popular es el órgano superior de poder local y ejerce las funciones estatales y de gobierno en el territorio. Además, constituye los Consejos de la Administración Municipal (CAM) encargados de dirigir las entidades económicas, de producción y de servicios de subordinación local.

Para el ejercicio de sus funciones, las asambleas se apoyan en los Consejos Populares y en la iniciativa y participación de la población y actúan en estrecha coordinación con las organizaciones de masas y sociales existentes como los Comité de Defensa de la Revolución (CDR), la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), entre otros. El Partido Comunista de Cuba no se encuentra entre estas organizaciones, aunque muchos de los miembros de las mismas militan en sus filas.

¿Cuáles son sus funciones?

Entre las funciones más importantes de la Asamblea se encuentran el ejercicio de la fiscalización y el control de las entidades de subordinación municipal, la posibilidad de revocar o modificar los acuerdos y disposiciones de los órganos o autoridades subordinadas a ella que infrinjan las leyes existentes o que afecten los intereses de la comunidad y la aprobación del plan económico-social y el presupuesto del municipio.

Además, deben cumplir y hacer cumplir las leyes y demás disposiciones de carácter general adoptadas por los órganos superiores del Estado; adoptar acuerdos y dictar disposiciones dentro del marco de la Constitución y de las leyes vigentes, sobre asuntos de interés municipal y controlar su aplicación; determinar, conforme, a los principios establecidos por el Consejo de Ministros, la organización, funcionamiento y tareas de las entidades encargadas de realizar las actividades económicas, de producción y servicios, de salud y otras de carácter asistencial, educacionales, culturales, deportivas, de protección del medio ambiente y recreativas, que están subordinadas a su órgano de Administración.

¿Cómo se conforma el presupuesto del municipio?

El presupuesto municipal cuenta con tres fuentes fundamentales de recursos financieros: los ingresos cedidos, la participación en ingresos del presupuesto central y las transferencias directas.

Los ingresos cedidos provienen de impuestos, tasas y contribuciones, así como de ingresos no tributarios que, aunque son normados por el nivel central, el monto de su recaudación se le atribuye íntegramente a los presupuestos de las provincias y municipios.

Los ingresos participativos incluyen una parte de lo recaudado en la localidad por concepto de impuestos que corresponden al presupuesto central. La participación, actualmente, se autoriza del impuesto sobre utilidades de las empresas de subordinación nacional y de determinados productos del impuesto sobre las ventas y de circulación.

Las transferencias directas son subvenciones que se otorgan, con cargo al presupuesto central, a los presupuestos provinciales o con cargo al presupuesto de la provincia a los presupuestos municipales que comprenden las transferencias generales o de nivelación y las transferencias de destino específico.

(Para más información sobre este punto recomendamos el artículo “La Autonomía municipal en el constitucionalismo latinoamericano: realidad y perspectivas en el caso de Cuba”)

¿Cuáles son las funciones de un delegado a la Asamblea Municipal del Poder Popular?

De acuerdo con la Constitución cubana, los delegados cumplen el mandato que les han conferido sus electores en interés de toda la comunidad y están obligados a dar a conocer a la Asamblea las opiniones, necesidades y dificultades que les transmitan sus electores, informar a estos sobre la política que sigue la Asamblea y las medidas adoptadas para la solución de las necesidades planteadas por la población o las dificultades que se presenten para resolverlas, y rendir cuenta, periódicamente, de gestión personal a sus electores y a la Asamblea a que pertenezcan.

Además, participan de la aprobación y ejecución del presupuesto municipal, integran comisiones de trabajo permanente sobre seguridad, cultura, deporte, medio ambiente, educación, salud pública, etc.

¿Los delegados a la AMPP reciben un salario por estas funciones?

Los delegados a la AMPP no reciben un salario por estas funciones generalmente. Sin embargo, si el delegado es elegido como presidente o vicepresidente de la AMPP o presidente o vicepresidente del Consejo Popular de una circunscripción sí recibe un salario mensual por su dedicación exclusiva a esta actividad. Cada municipio está integrado por varios consejos populares, los que, a su vez, comprenden varias circunscripciones.

¿Qué hace la Comisión de Candidatura a nivel de circunscripción?

Según la ley electoral cubana, aprobada en 1992, las Comisiones de Candidaturas se integran por representantes de la Central de Trabajadores de Cuba, de los Comités de Defensa de la Revolución, de la Federación de Mujeres Cubanas, de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, de la Federación Estudiantil Universitaria y de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media, designados por las direcciones nacionales, provinciales y municipales respectivas, a solicitud de las Comisiones Electorales Nacional, Provinciales y Municipales.

Dentro de sus funciones se encuentran el establecimiento de las áreas de nominación de candidatos a delegados a la AMPP en su territorio, la dirección y organización de las asambleas de nominación de estos candidatos, la elaboración de las listas de los candidatos y la circulación en lugares públicos de las fotografías y biografías de los candidatos, y la publicación del resultado de la votación; entre otros.

En el caso de Cuba, donde no existen campañas electorales previo a las elecciones realizadas por cada candidato, las biografías de los mismos contienen generalmente datos como la edad, sexo, estado civil, último grado de escolaridad vencido, estudios que realiza, calificación profesional, ocupación actual y organizaciones a las que pertenece.

En el caso de los dos disidentes que se presentaron a las elecciones el pasado 19 de abril, las biografías oficiales publicadas los calificaban de “contrarrevolucionarios”.

¿Pueden los delegados a la AMPP influir en las decisiones tomadas por el gobierno?

Sí. Pueden leer esta historia como ejemplo.

Campo Florido ganó una batalla. Una pequeñísima gran batalla que aún, dos años después, todos celebran. Una victoria autogestionada, por cuenta propia, que recuerdan, sobre todo, dos veces al año, cuando se reúne la Asamblea Nacional del Poder Popular.
Pocos pueblos de esta capital merecerán tanto pertenecer a La Habana como este pequeñísimo lugar de apenas 10.000 habitantes. Campo Florido ha sido el comodín de cada división político-administrativa. Sus residentes han pertenecido a Guanabacoa, San José de las Lajas y Habana del Este indistintamente en menos de 40 años. Durante la última división, Campo Florido sería enviado a la flamante provincia de Mayabeque.
(…)Según las leyendas urbanas de aquellos valientes días, las cartas de la Asociación de Combatientes llegaron hasta altos niveles; los militantes del Partido pusieron sus carnets a disposición de aquellos que pedían un sacrificio más por la Revolución y los delegados de las 12 circunscripciones que componen este pueblo llegaron a la Asamblea Municipal con la certeza del no.
(…) Los procesos de negociación política en el espacio del municipio a veces pueden terminar en procesos muy burdos de presión e, incluso, de “sospecha ideológica”.
(…) Después de tensas reuniones donde recibimos las más demagógicas de las propuestas a cambio de la aceptación de la nueva DPA y de la indignación de 10.000 ciudadanos se decidió sacar el proceso de reuniones cerradas y llevarlo a los espacios de discusión barriales.
Todas las reuniones fueron coordinadas en menos de 72 horas. Al menos dos diputados debían estar presentes para escuchar los criterios de los ciudadanos y un acta sería cuidadosamente levantada. El Partido velaría por el proceso y conduciría la reunión, para sorpresa de todos los delegados. Sin embargo, los argumentos del pueblo fueron interminables, enunciados históricos-sociales-económicos-políticos y culturales surgieron de cada espacio de debate. Hoy sigo recordando uno, el más demoledor de todos.
“Esta ley no puede llegar así a la Asamblea”.
Aquella noche fue un termómetro de la crisis de representatividad del parlamento cubano. La desaprobación por unanimidad de la inclusión de Campo Florido como parte de la nueva provincia Mayabeque debía ganarse allí, en aquel espacio sin agua, sin luz en las calles, sin guaguas y sin tiendas de venta de artículos de primera necesidad. Los diputados presentes intentaron soportar estoicamente aquel gesto masivo de desconfianza hacia su gestión legislativa. Y una gran verdad corría de boca en boca, “si esto llega a la Asamblea, será aprobado por unanimidad, como todo”.
Sin financiamiento de la CIA o de la USAID comenzaron a aparecer misteriosos carteles por Campo Florido. Los mecanismos de presión hacia los tres delegados que aún permanecíamos firmes en la negativa se intensificaron. Las reuniones con los militantes del Partido se hicieron más frecuentes. Un día, apareció una guagua que nos llevó a una misteriosa reunión con la Secretaria General del Partido en La Habana y el entonces presidente de la Asamblea Provincial, entre otros funcionarios de distintas esferas.
Un documento que listaba todas las ventajas de pasar a la nueva provincia fue leído. “Ahora sí no queda nada que hacer”, pensé. Al final, una pequeña oración señalaba: “pero si aún después de todo lo enunciado, los residentes en Campo Florido insisten en pertenecer a la provincia de La Habana, será tenida en cuenta su decisión”.
Nuevamente todas las reuniones fueron coordinadas en menos de 72 horas. Esta vez, los delegados conducirían la cita. Nadie entendió ni una palabra de los catorce primeros párrafos del documento. Llegado el momento de votar, 10.000 habitantes levantaron su mano por el “No”. La nueva división político administrativa fue aprobada por unanimidad en el parlamento unos días después, sin Campo Florido en Mayabeque. Ante la mirada atónita de 10.000 ciudadanos, el presidente Raúl Castro le pidió a Lázara Mercedes López Acea que explicara los debates en Campo Florido como ejemplo de discusión democrática. López Acea titubeó.

¿Por qué son importantes los delegados a la AMPP?

La Asamblea Nacional del Poder Popular, órgano supremo del poder del Estado cubano, está conformada hasta por un 50 por ciento de delegados a la Asamblea Municipal del Poder Popular y cuenta actualmente con 612 diputados. Esto significa que al menos 300 diputados fueron nominados y elegidos de manera directa por el pueblo, sin mediación de ninguna organización de masas. Estos delegados — en su gestión como diputados — pueden reformar la Constitución, aprobar leyes, discutir y aprobar el presupuesto del Estado cubano, los lineamientos de la política exterior, la división político-administrativa del país, elegir a los miembros del Consejo de Estado y del Tribunal Supremo, entre otras funciones.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.