Dia 2

Y se llegó el día. Por fin obtuve los resultados de mis primeros análisis de laboratorio.

Y son buenas noticias, mi organismo ha respondido muy bien al tratamiento antirretroviral.

Esperé por este día durante meses, y si bien no estoy eufórico ni rebosante de alegría, dadas las circunstancias; si estoy experimentando una sensación de tranquilidad que hacía bastante tiempo que no sentía.

Lidiar con los cambios y efectos físicos causados por el tratamiento definitivamente no ha sido sencillo, pero transitar por el sendero emocional si ha resultado bastante duro y ha requerido hasta el último ápice de fortaleza personal. Pero pasada la tormenta, el panorama empieza por fin a despejarse, permitiéndome ver un poco más claro.

Se que quizá la temporada de huracanes aún no ha terminado; pero el más grande y destructivo, la tormenta que consiguió dejarme en completa oscuridad, que a su paso ocasionó graves daños a todo aquello que alguna vez construí, que me obligó incluso a arrastrarme por el lodo ya que me faltaban fuerzas para hacerle frente de pie y continuar andando, finalmente se está alejando. Y al final del día he podido constatar que aún con las heridas que me ocasionó, no he dejado de avanzar en la búsqueda de un lugar más seguro.

Un lugar donde poco a poco he ido construyendo un refugio en mi interior, que sin dejarme aislado del exterior sea lo suficientemente resistente para que el mal tiempo no tenga el poder de acabar con él como antes y que permita la entrada de la luz para jamás volver a estar en penumbras. Vaya desafío.

Y aún que todavía quede mucho por construir, aún que queden piezas perdidas que la tormenta arrastró, partes de mi anterior vida indispensables para continuar, y aún que todavía haya muchas heridas por sanar; sé que el resultado final de toda esta experiencia me va a convertir en una mejor versión de mi mismo.

Confío en ello plenamente.


Los resultados de los análisis muestran que la cantidad de virus en mi organismo es mínima y que los niveles de células CD4 (los blancos del virus, parte del sistema inmune) están en los parámetros normales de la población promedio, por lo que mi estado de salud no podría ser mejor.
Con estas buenas nuevas, se ha llegado el tiempo de extender la red de apoyo y al fin compartir con algunos miembros de mi familia mi experiencia.