Quejas de una diseñadora a un mundo de malos clientes.

(Quejas basadas en hechos reales) espero puedas identificarte amigo creativo.

En un mundo de malos clientes existimos los diseñadores que tratamos día a día por no toparnos con esos clientes molestos que además de molestos son malos pagadores.

¿Que merecemos para recibir esto?, a veces pienso que es un mal karma, algo que hicimos en nuestra vida pasada.


El primer encuentro parece ser genial, todo es maravilloso, risas, ideas, vaya que todo va fluyendo…pero, no todo es tan bonito como parece, los primeros indicios de que no tienes un cliente tan bueno son los siguientes:

  1. Ideas muy estrictas de diseño, no te deja proponer y cuando lo haces, “Pero se me ha ocurrido algo….” te interrumpe con un “Yo lo quiero igualito a esto” :) #epicfail
  2. Comenta que tiene una idea y que la ha desarrollado en un gran programa, te lo envía por mail y es .word ¡Que maravilla!
  3. Le pides un anticipo del 50% de la paga y parece fingir demencia ó en su defecto te propone (como si fuera una GRAN idea) pagar cuando entregues todo, ¡Error!
  4. Al momento de los cambios te pide hacer miles ya que ninguno le convence, esto es una clásica guillotina para la paciencia de un creativo.

Podría seguir enumerando una queja tras otra, sin embargo es mejor que empecemos a tomar nuestras propias previsiones para evitarnos estos malestares. Es muy importante que como profesional creativo dejes en claro tu postura de experto, el cliente NUNCA pero nunca tiene la razón, si el supiera que hacer no contaría contigo.

Y a esos malos clientes porfavor mucha más empatía con nosotros, dejen de tratarnos como no-profesionales que bastante hemos estudiado y aprendido para ofrecer un servicio optimo y más enfocado a las necesidades del mercado, no pienses que por pagarle a una persona debes sentirte dueño de él…

¡Mano dura! los queremos clientes♥

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.