El secreto de Santander

Por: Chino Romero

La Vía Láctea desde la caverna de la virgen en El Peñón Santander.

Gracias al Instituto Humboldt ( Instagram: @instituto_humboldt) y a Colciencias, El Carromato estuvo en una de las expediciones Colombia BIO (proyecto que busca conocer, proteger y aprovechar de manera sostenible la biodiversidad de Colombia), que se desarrolló en el departamento de Santander.

La primera vez que vi hacia las montañas no pude ver más que neblina. Una espesa capa blanca iba invadiendo el paisaje verde que nos rodeaba. En cuestión de minutos todo parecía estar cubierto por nubes, poco se alcanzaba a observar más allá de las calles destapadas que llevaban a los puntos más altos donde empezaríamos el recorrido.

Una de las calles principales de El Peñón que lleva hasta la alcaldía que se ve al fondo de techo verde

Durante 10 días desarrollamos la fase exocárstica (por fuera de las cavernas) de la expedición. Después vendría un segundo grupo para la investigación al interior de las cavernas.

Equipo de biólogos caminando hacia la antena, uno de los puntos más altos de la zona.
El clima cambiaba con mucha frecuencia en el día, en menos de 5 minutos podías pasar de un sol intenso a una tarde lluviosa.
Nicolás Valdivieso marca el punto de partida en el GPS desde alto Gaital

La Tronera fue una de las cavernas que pudimos conocer después de una larga caminata bajo la intensa lluvia.

Caminando hacia la tronera
Camilo, del equipo de logística camina entre el agua que cae por el ojo de la Tronera

Durante las caminatas íbamos en busca de especies propias de este particular ecosistema para su respectivo análisis. Cada día trataba de irme con un grupo diferente para llegar a más puntos y conocer un poco de lo que hacía cada experto en su área.

Anolis heterodermus, a pesar de coincidir con varias características, este Anolis tiene algunas diferencias que lo pueden convertir en una especie no descrita, según el hepertólogo Andrés Acosta del instituto Humboldt.
Felipe Villegas, biólogo y fotógrafo del Instituto Humboldt libera una de las aves que fue analizada por los ornitólogos
La mayoría de las capturas pasaban por el pequeño estudio que teníamos en nuestra base.

El Peñón y sus alrededores tienen varias cavernas, sin embargo, muchas rutas permanecen escondidas por temor a que las personas destruyan el invaluable tesoro que tiene la zona. Una de las cuevas más populares fue destrozada y saqueada por inconscientes que no entienden el daño y la pérdida de información que causan.

Entrada a la cueva del Caracol, otra de las cavernas a las que tuvimos acceso.
Casacada dentro de la cueva del Caracol
Interior del Caracol
Vista desde un potrero cerca al Caracol
Show your support

Clapping shows how much you appreciated El Carromato’s story.