CÓMO CAERLE MAL A TU PSICÓLOGO

1) Hacé una pausa de tus problemas y aclarale ‘che, esto te lo cuento a vos, eh?’. Repetí la operación cada dos minutos: ‘o sea, no lo hablo con nadie esto, queda entre nosotros, ta?’

2) Recostate boca abajo sobre el diván. Comentale que te molesta un poco la luz de la ventana y pedile que baje las persianas, para ‘poder pensar mejor’. Al rato, pedile que las vuelva a abrir porque no se ve nada.

3) Preguntale qué escribe. Te va a responder que eso es privado, pero comentale que lo que querés saber es si pone palabras sueltas, títulos o escribe parrafitos.

4) A cada cosa que él diga, respondele ‘bueno, esa es tu opinión, no?’

5) Asegurate de demostrarle que él tiene más problemas que vos. Preguntale por qué es tan silenciosa su casa, dónde están sus hijos, si juega con ellos y si la quiere mucho a la esposa.

6) Demostrale que vos también podés analizar al paciente anterior. Tirale frases como ‘muy inseguro el tipo, no? Bah, me dio esa sensación, como que está muy solo. Amable el hombre.’

7) Cuando él te abra la puerta y cordialmente te salude con un ‘qué tal?’ respondele ‘y… mal. Si no, no vengo’.

8) A la hora de pagarle, entregale un sobrecito con los billetes y decile ‘mmm… esa platita… jaja’

9) Cuando vos ya estés recostado en el diván y él esté sentadito con su cuaderno abierto y una lapicera en la mano, preguntale dónde está el baño.

10) En el momento en el que él acaba de darte su análisis sobre lo que te pasa, contrarrestale ‘bue, la biblia dice que…’

11) Decile que soñaste con él, que los dos estaban en un parque de diversiones comiendo del mismo copo de nieve y pedile que lo interprete.

12) Tené vergüenza sobre vos mismo y usá el recurso estúpido de contarle tus problemas a través de ‘tengo un amigo que…’

13) Sentate en el diván, miralo a los ojos y decile ‘ayer pensé en suicidarme’. Hacé una pausa de 30 segundos y aclará riéndote ‘no, mentira, mentira, jajajaja’.

14) Al terminar el punto anterior, comentá ‘sucidarse es de negros’.

15) Si hacés stand up, probá material con tu psicólogo: ‘el otro día estaba en el subte y me dije…’ Si no se ríe, preguntale si el remate no es lo suficientemente contundente y piensen uno juntos.

16) Cuando busques un horario específico para otra sesión y él te diga que lo tiene ocupado, miralo con cara de pícaro y decile ‘la estás levantando en pala vos, eh? jaja’