Día del Niño. Hasta los diez años es una fecha genial. Te regalan cosas solo por el hecho de haber vivido poquito. A partir de los 11 te dan menos bola y los regalos son un bajón y menos infantiles. Desaparecen las figuras de acción y los videojuegos, entran los calzoncillos y las poleras. Ese año, sin embargo, para mí fue muy especial.

Mi tío me dio una playboy y una pent house furtivas. Fue en la casa de mis abuelos, tan de repente... Apenas pude distinguir qué eran. Las metí en mi mochila (que no me saqué toda la noche). Re Dora la Exploradora. Tener esas revistas encima o una bomba eran la misma adrenalina. La playboy tenía en tapa a Anna Nicole Smith y también incluía cómics eróticos, donde pasaban cosas que entendía prohibidas para mí. Las ediciones eran españolas y me acuerdo de un cuadro donde un personaje desde una cabina telefónica le decía a una chica: «me estoy corriendo». A dónde? Mis amigos me visitaban para ver las revistas. Casi que con fines científicos. Era como si en mi casa tuviera exhibido al monstruo del Lago Ness o a un enano de tres cabezas. Mi cuarto era un freak show. Veían, estudiaban con detenimiento, se impresionaban y después debatíamos: qué estaba haciendo esa mujer en tal o cual foto, por qué metía los dedos ahí o si sentirían realmente algún tipo de placer con esas contorsiones. La Penthouse era mucho más gráfica y fue ahí cuando aprendí cómo se veían las vaginas en la vida real. Cómo eran en apariencia y geografía. Nos fascinábamos más de lo que podíamos excitarnos. Todo un universo nuevo esperando que nosotros lo entendiéramos.

Guardaba las revistas abajo de la cama hasta que mi vieja las encontró y las tiró. Supongo que algo le habrá dicho a mi tío, pero no sé. Solamente recuerdo buscarlas y que no estuvieran. Se habían llevado al Monstruo para siempre.

Meses después en un campamento del colegio en algún lugar de la Provincia había una montaña de barro. Teníamos una rama, que metíamos y sacábamos de la montaña. Y con nostalgia, nos reíamos y pensábamos en aquel Día del Niño

Like what you read? Give Cris Domínguez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.