¡Oigame no!

Edgar G Pichardo
May 11, 2018 · 4 min read

Hace poco analizaba con un grupo de publicistas los ingredientes que componen la fórmula de la viralidad: Que si algo gracioso, que si algo ofensivo, que si algo obsceno… Yo le dije: “Simplemente lo viral es lo que desata chisme (conversación)”, aquello que sirva para armar la charla.

Ayer se viralizó una conversación entre 2 personas. Ok, no tendría mucha relevancia, pero si le agregamos el ingrediente de que una de ellas es una reputada presentadora de programas noticiosos y la otra persona es un actor famoso (hoy de Hollywood) pues el chisme se armó y se armó en grande.

Eugenio Derbez: “No se, te voy a inventar: Oye, necesito que me trabajes mis redes sociales, tú te ves chavo y le sabes a las cosas, entonces, pues quiero ver si trabajas conmigo. (Actúa como un joven) Sí, claro, ¿cuánto me van a pagar?… No lo puedo creer”.

Adela Micha: “Es increíble. Es como -Voy a trabajar con Eugenio Derbez- Caray, y aunque no me pagues…”.

Sí, tal vez la conversación fue descontextualizada y el fragmento viralizado está mañosamente editado para aislar la porción de conversación que se presta mejor al chisme: “Eugenio Derbez promueve que los jóvenes trabajen gratis”.

Incluso ya salió una “Carta de un community manager a Eugenio Derbez”:

El fenómeno “viral” ocurre dentro de otro contexto, el de una opinión que había hecho un día antes acerca de sus preferencias electorales:

Ya saben, Twitter se ha vuelto loco y de pronto Eugenio Derbez se volvió trending topic (no se por qué Adela Micha no lo fue también si ella fue la que dijo todo eso sobre trabajar sin cobrar tan solo por estar trabajando para alguien famoso, raro ¿no?).

De nuevo, Twitter sirve como herramienta de linchamiento donde un montón de gente se va con la finta y no Googlea, mínimo, antes de opinar.

Me parece más que evidente que el tema de fondo fue que Eugenio Derbez haya dicho públicamente que no sabía por quién votar.

La conversación entre Eugenio Derbez y Adela Micha siguió así:

Incluso por acá se puede ver completo:

Hacia dónde voy:

Este pequeño fenómeno evidencia un montón de cosas de las que a veces no nos damos cuenta en primer instancia:

  1. Lo fácil que es manipular un video para sesgar una opinión y generar un linchamiento en medios digitales.
  2. La disponibilidad que tenemos como usuarios de plataformas sociales para engancharnos con un “viral” y no investigar ni ahondar en el contexto antes de emitir una opinión.
  3. Que existe un número importante de usuarios en redes sociales dispuestos a participar en polémicas (y linchamientos) por el simple hecho de sentirse parte de algo, como mero pasatiempo.
  4. El grado de intolerancia que tienen algunas personas que no pueden aceptar que un individuo (ya no se diga una figura pública) externe sus preferencias políticas, personales, o lo que sea sin ser objeto de burlas, ataques o descalificaciones.
  5. También, hay que señalarlo, el complejo de cangrejo que tienen muchos mexicanos (y de victimización) que promueven un boicot en contra de otro mexicano (exitoso, hay que reconocerlo) aparentemente por el simple hecho de pensar diferente (o pertenecer a un estrato social diferente).

Hace un rato Eugenio Derbez dijo esto en un programa de radio:

Me preocupa mucho el nivel de facilidad con el cuál podemos caer en el juego de la desinformación. Me preocupa más que muchas de las cosas que leemos y creemos a diario estén justamente hechas con ese fin, el de sesgarnos, el de manipularnos para crearnos una opinión negativa (o positiva) hacia algo o alguien. Pero lo más preocupante es que, no obstante tenemos la información a un Google de distancia, sigamos opinando sin tener contexto, amplificando notas que siembran odio o repudio sin tan solo haber investigado un poco, sin haber tenido un ejercicio individual de razón para filtrar lo que nos está llegando. Me preocupa que otros medios (serios) hayan entrado en el juego de agrandar el chisme:

Y pues, al final, los esfuerzos por linchar a una figura pública como Eugenio Derbez solo sirvieron para aumentar sus menciones en redes sociales y a una buena parte de los usuarios no les importó ni su postura política ni su aparente falta de tacto hacia los tema laborales del país:

A mi no me gustan las películas de Eugenio Derbez, no soy su fan, sin embargo me da gusto que sigan surgiendo mexicanos como él que abren camino a otros mexicanos en ámbitos donde antes era difícil que, por el simple hecho de ser mexicanos, fuéramos considerados.

Así el ambiente en redes sociales en México, así nuestras fake news, así nuestros “inocentes” fenómenos virales.

Edgar G Pichardo

Written by

Tenía dos opciones: Ser asesino serial o ser creativo.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade