¿Tienes amigos verdaderos? Lecciones de amistad de un escritor.

“Y si un amigo nuestro se equivoca, si resulta que no es amigo de verdad ¿podemos echarle la culpa por ello, por su carácter, por sus debilidades?” 
El último encuentro — Sándor Márai.

Foto de Phil Coffman en Unsplash
“Los amigos son la familia que elegimos”

Bastante razón tiene esta frase tan conocida (y publicada en las fotos de Instagram). Los amigos son aquellas personas con quienes vivimos más experiencias, a menudo las más trascendentes, y con quienes tenemos recuerdos invaluables.

Todos recordamos ese amigo o amiga de la niñez con quien compartimos los primeros juegos, y con quien tuvimos las primeras peleas.

En nuestro recorrido por la vida, pasan los años y con ellos muchas muchas personas: algunas de ellas se van, y otras se quedan para convertirse en nuestros amigos, en nuestro círculo íntimo, parte de nuestra familia.

Foto de Devin Avery en Unsplash

Pero la amistad, como cualquier otra relación humana, no siempre es color de rosa sino que en su paquete también incluye otros sentimientos no tan positivos, como los celos, la traición, la envidia.

La amistad es tan importante en nuestra vida que incluso en los últimos años la ciencia se ha ocupado de estudiarla y ha tratado de comprender el lado físico y psicológico de esta.

Pero, como en centenares de ocasiones, la ciencia parece llegar tarde a cuestiones que la imaginación, la ficción literaria, ha tratado ya de explorar.

Uno de los libros que tiene la amistad como centro y eje de su razón (aunque también habla de otros temas) es El último encuentro, la famosa e íntima novela del escritor húngaro, nacido con el siglo XIX, Sándor Márai.

Resumen El último encuentro

Sándor Márai, el escritor húngaro también autor de libros como La mujer justa y Divorcio en Buda, escribió esta novela que, más que nada, parece ser una disertación sobre la amistad, sus límites, su valor, sus necesidades y sus exigencias.

El tono de la novela, misterioso, se fija con una escena inicial que nos deja ver solo la punta del gran acontecimiento al que precede: un encuentro entre dos amigos, después de cuarenta y un años.

Todos los elementos, estos escenarios, personas y recuerdos van cada uno aportando a la historia un grado de tensión y misterio que Márai maneja de forma magistral para mantenernos enganchados.

Frases sobre la amistad en El último encuentro

Éramos amigos, y esta palabra tiene unos significados cuya responsabilidad solo la conocen los hombres. Tienes que se consciente de la absoluta responsabilidad que contiene esta palabra. Éramos amigos, y no hay nada en el mundo que pueda compensar una amistad. Ni siquiera una pasión devoradora puede brindar tanta satisfacción como una amistad silenciosa y discreta, para los que tienen la suerte de haber sido tocados por su fuerza.
Los intereses en común pueden producir situaciones humanas que se parecen a la amistad. También la soledad hace que las personas se refugien en relaciones más íntimas: al final se arrepienten, aunque al principio crean que esa intimidad es ya una forma de amistad. Claro, todo esto no tiene nada que ver con la verdadera amistad. Uno está convencido, y mi padre todavía lo entendía así, de que la amistad es un servicio. Al igual que el enamorado, el amigo no espera ninguna recomensa por sus sentimientos. No espera ningún galardón, no idealiza a la persona que ha escogido como amiga, ya que conoce sus defectos y la acepta así, con todas las consecuencias.
Y si un amigo nuestro se equivoca, si resulta que no es amigo de verdad ¿podemos echarla la culpa por ella, por su carácter, por sus debilidades? ¿Qué valor tiene una amistad si sólo amamos en la otra persona sus virtudes, su fidelidad, su firmeza? ¿Qué valor tiene cualquier amor que busca una recompensa? ¿No sería obligatorio aceptar al amigo desleal de la misma manera que aceptamos al abnegado y fiel? ¿No sería justamente la abnegación la verdadera escencia de cada relación humana, una abnegación que no pretende nada, que no espera nada del otro?

Encuentra más frases de este libro AQUÍ.

Reseña del libro

El escenario de esta obra no podía ser mejor para lo que es todo el ambiente de la historia: una mansión aristocrática en los bosques de Hungría. Antaño un lugar de lujos y fiestas, es ahora una casa desolada.

En la historia hay poética, hay arte (Chopin es parte de la trama), hay nostalgia, oscuridad, luz y, como no podía faltar en la historia de dos hombres: una mujer que lo determina todo.

En El último encuentro, Sándor Márai nos lleva por un entramado de episodios y de preguntas que sus personajes responden con la mayor claridad y certeza que el autor los puede dotar. No hay en la historia misma una invitación a la imaginación. Todo está dicho en una novela que se cierra de un portazo al lector, mero espectador que no participa en la historia.

Lee toda la reseña completa AQUÍ y mira el video en el canal.

Mira este video en el que también hablo de la novela mientras camino por Budapest.