Matar en San Valentín

Anor Ezequiel García había dejado para última hora el regalo de San Valentín. Fue a El Dorado, un centro comercial que estrena nuevos locales y acondicionador de aire para toda su clientela, a conseguir algo para la fecha. Christian Aarón Ruiz Terrientes, Jesús Damian Rangel Ríos alias “Kikin”, y Dángelo Amaya alias “Pellejo”, también estaban en esa plaza comercial. Lo estaban esperando.

Cinco detonaciones se escucharon. Algunos vieron como esos tiros viajaban a la cabeza y el abdomen de Anor. A los sicarios no les importó las cámaras, ni los testigos, ni si había niños, padres, madres y novios buscando regalos de última hora. El encargo superaba cualquier reflexión sobre la vida.

El Director de la Policía Nacional, Omar Pinzón, sobre el crimen de Anor dijo:

“La víctima perteneció a una pandilla. Estaba relacionada al narcotráfico.”

Y eso explica todo. Tranquiliza, en cierta medida, la consciencia. No era una persona honrada, era un pandillero, pertenecía a Calor Calor, la popular banda que nace en El Chorrillo que es noticia usualmente por sus asesinatos. Por su guerra constante contra Bagdad. No es la primera vez que asesinan a uno de los miembros de Calor Calor en un centro comercial.

El mensaje de la policía y de los medios intenta ser tranquilizador: hubo un asesinato en pleno día, en un centro comercial, rodeado de testigos, filmados por cámaras, a sangre fría — corta distancia — , pero la víctima era un pandillero, metido en asuntos de narcotráfico. Nada que preocuparse mientras uno no sea pandillero o ande en negocio de drogas.

En Panamá los indicadores de violencia siempre son “percepción” de la población que en nada se asemejan a la realidad del dato, pero las bandas no le tiemblan las manos para matar en San Valentín. En Panamá existen más de 250 grupos organizados.

El Ministerio Público circuló la imagen de uno de los sicarios del Centro Comercial El Dorado. Es un joven, que le dicen Kikin. Los reportes de prensa dicen que una orden de captura está en circulación, que los operativos se han concentrado en la ciudad de Panamá y el sector oeste, que van más de 12 intentos para dar con su ubicación, pero que todavía está prófugo.

Kikin, según nos relató un periodista de crónica policial, es de Cabo Verde. Un ghetto ubicado en una zona comercial. Tenía antecedentes por pandillerismo, y ahora su primer proceso por homicidio. Fue este joven quien decidió matar públicamente en un templo de consumidores la pasada semana pese a toda la exposición que representaba. Ahora su rostro se hizo público, como consecuencia de su decisión. No sabemos si eso era lo que deseaba.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated EL GUAYACÁN’s story.