Hipnosis para Controlar el Dolor

Un día cualquiera a mis 28 años, cuando ya casi terminaba mi pregrado en psicología, dejé de caminar.

Un pie decidió no funcionar y el otro experimentaba un dolor indescriptible. Algunos días, médicos y exámenes después, fui diagnosticada con esclerosis múltiple, una enfermedad del sistema nervioso en la que se deteriora la cubierta protectora de los nervios y de la que se además se desprenden síntomas fuertes e incapacitantes: dolor difícil de contener, ansiedad, depresión y baja calidad del sueño.

A través de instagram he venido publicando mi travesía con la enfermedad, mis luchas, mis sueños, mis temores y mis aspiraciones. Fue por ese medio que conocí a Esteban, y allí inicia mi gran experiencia con la hipnosis.

Esteban estaba fuera país cuando conversamos acerca del tema. Me contó que el dolor cumple un papel importante en la vida, ya que nos da información valiosa acerca de nosotros mismos. A veces nos dice que hicimos algo incorrecto en nuestro cuerpo (y no debemos hacerlo de nuevo) o que algo anda mal y debemos ponerle atención. Pero qué pasa cuando ya hemos recibido el mensaje y hecho los cambios necesarios, y el dolor aún permanece? En mi caso fui diagnosticada y he sido responsable con el tratamiento médico con rigurosidad.

Después me contó que el dolor y la ansiedad pueden disminuirse considerablemente con hipnosis. Normalmente el tema evoca escepticismo, pero tenía fe en el futuro, la mente abierta y estaba dispuesta a explorar nuevas formas para mejorar mi calidad de vida.

Me encontré con Esteban en persona. Nos conocimos y conversamos un buen rato. Para este encuentro ya había recuperado la movilidad de mi pie y caminaba de nuevo, pero en general había sido un año difícil. Después de cuatro crisis similares quedé con muchas sensaciones activas, entre ellas, sentía un cinturón apretándome la cintura de forma permanente. Aquel día tenía ese y muchos dolores en varias partes del cuerpo, unos mas permanentes e intensos que otros. Mientras conversamos era consciente de ello, y me preguntaba si la hipnosis sería efectiva.

Iniciamos el proceso y unos minutos después mi malestar se redujo considerablemente. Me llené de alegría.

Ese mismo día me enseñó una técnica para controlar mis emociones (ansiedad y miedo), y una más para controlar yo misma el dolor. Le hice preguntas, le agradecí, y regresé a casa contenta y con miles de expectativas.

El tratamiento duró solamente tres sesiones. Practicamos de nuevo los ejercicios, conversamos acerca de mis emociones, de los eventos de mi vida, y de uno y otra situación que me afectó al punto de propiciar las crisis. Conté historias, y aprendí de mi misma. El descubrir que tengo la capacidad de manipular mi propia ansiedad para disminuirla y no permitir que afecte mi día a día tanto como antes fue un enorme descubrimiento, y profundamente liberador.

Conversamos acerca del sueño. Le comenté que tenía dificultad para conciliarlo, durante meses había venido despertándome varias veces durante la noche. Para ser sincera no creí que funcionara, pero de nuevo me dejé llevar por la experiencia.

Desde ese momento y hasta el día de hoy, mi sueño mejoró sensiblemente. Ya no me despierto. Ha sido gratificante y ha mejorado mi calidad de vida.

Un mes y tres sesiones después, logré disminuir mi dolor entre un 60% y 70%, disminuir mi ansiedad, y mejorar la calidad de mi sueño. A través de este camino he conocido muchas personas que hemos sido sorprendidas por la vida con eventos o enfermedades que nos van a acompañar hasta el final, y me estremece pensar en ello. Después de mi experiencia no me queda más que recomendar la hipnosis a todos aquellos que como yo sufran de dolores, sean crónicos o leves.


El presente texto es una historia real, escrita por la persona que vivió la experiencia. Para comodidad del lector, ha sido sometida a una corrección de estilo.


Nota del hipnotista: sígueme en mis redes sociales, Instagram y Facebook. De vez en cuando publico experiencias de personas que han vivido la hipnosis y más material interesante. Si tienes preguntas o comentarios, o si quieres contactar a la autora, no dudes en enviarme un mensaje.