Probé la Hipnosis para Superar a mi Ex y esto fue lo que Pasó

Conocí a Carlos* en los primeros meses del año, y de inmediato me atrapó la seguridad que irradia su personalidad. Había salido hace pocos meses de una relación un tanto abusiva y estaba prevenida hacia los hombres, pero con él sentí una química que muy rara vez logro sentir. Ya sabes, ese tipo de conexión especial.

Cuando nos besamos por primera vez aquella noche en casa de amigos, sentí mi corazón volar. Como si fuera exactamente lo que había estado buscando. No imaginé en ese momento, el desastre que se convertiría nuestra futura relación.

Enamorada y con problemas en casa, me fui a vivir con él poco tiempo después. Fuimos felices los primeros meses, hasta que nuestra relación se convirtió en peleas constantes, en perfume de mujeres extrañas, en lágrimas, y promesas rotas. Finalmente me dejó cuando ms lo necesitaba, y el proceso me rompió el corazón. Y aunque la relación duró relativamente poco, fue realmente doloroso. Volví a casa de mis padres, y me encontré a mí misma llorando a menudo. Todos los días soñaba con la ruptura, las pesadillas eran constantes y mi cansancio al día siguiente difícil de ocultar.

—¿Puede la hipnosis hacerme olvidar? — Le dije al hipnotista — Quiero olvidar a Carlos. Eso, o por lo menos no sentir más dolor.

—Lamento que estés pasando por este momento difícil. Y sí, la hipnosis es una herramienta poderosa para sanar el corazón. No es bueno para ti olvidar, pero puedes tranquilizar tus emociones y finalmente dejarlas atrás. No te puedo prometer un alivio mágico e instantáneo, pues a la final es el tiempo el que lo cura todo. Pero te puedo ayudar a acelerar mucho el proceso.

Quiero dejar de desearlo. Porque el deseo que siento por él es muy grande. Te tengo que contar tanto…

— ¿Qué te parece el jueves?

Esteban me recibió con una sonrisa, me invitó a sentarme y me ofreció una bebida caliente. Le conté la historia completa de mi ruptura, y al hacerlo me sentí esperanzada. Después de escucharme me preguntó por mi futuro. Preguntó por mis sueños y como me veía a mí misma en algunos años.

— Vamos a comenzar.

Lo primero que hizo fue invitarme a relajar mi cuerpo y mi mente. Hicimos algunos ejercicios de respiración, y me relajé tanto que al cabo de unos minutos me pidió abrir los ojos, y no pude. Y aunque fue un poco extraño lo de los ojos, también se sentía bastante agradable.

Después de ello me guió a través de una serie de visualizaciones. Me imaginé en un lugar en la naturaleza, un campo abierto en un día lluvioso. Me dijo que la lluvia representaba como me había sentido todo este tiempo, y me hizo pensar en todos los sentimientos negativos asociados a mi ruptura.

— Imagina ahora que todas aquellas emociones salen de tu cuerpo y se van al cielo, en donde se convierten en una nube negra. Cada emoción negativa sale de ti. Y al hacerlo te sientes liberada y aliviada. Y después imagina que sopla un fuerte viento que se lleva la nube. Y cuando se haya ido completamente, sale el sol sobre tu vida y sobre tus emociones. Y dejando todo ello atrás, te sientes lista para continuar con tu vida.

Sentí algunas lágrimas llegar a mis ojos. — Adiós, Carlos.—

También me sentí libre. Bastante libre.

Después de ello me llevó a imaginar mi futuro. Vi mi vida dentro de diez años. Estaba graduada de la universidad, trabajaba en lo que me gusta, y tenía una nueva pareja. Era domingo y cocinaba el desayuno. Un pequeño niño abrazó mis piernas.

—¿ Recuerdas todas aquellas veces a lo largo de tu vida en las que viviste algo que en el momento era muy importante y te causaba ansiedad, pero viéndolo ahora a través del tiempo solo es un recuerdo distante? Puedes pensar en un parcial final de la universidad, o en alguna vez que te enfermaste. Pues bien, ahora que ves tu vida dentro de diez años, y ves tus sueños cumplidos y vives tu vida ideal, simplemente recuerda esa sensación. Es así como recuerdas tu vieja relación con Carlos, y en lo que se convierte para ti.

Me sentí muy tranquila cuando terminamos el trance. Y aunque de vez en cuando sueño de nuevo con mi ex, desde ese día he podido dormir bien. Cuatro días después mis pensamientos hacia mi ex se habían reducido considerablemente. De tanto en tanto he sentido rabia al recordar lo mal que me trató y lo tonta que fui por no poner límites a tiempo, pero el deseo y el dolor emocional han casi desaparecido. Ahora lo siento como una experiencia más, como algo que pasó. Ahora el dolor es menor y no me juzgo a mí misma. La hipnosis funcionó para mí, y aún mejor de lo que esperaba.

Un mes ha pasado, e inicio el año llena de sueños. Y todos los días trabajo para hacer realidad aquella vida que vi cuando estaba en trance.


El presente texto es una historia real, escrita por la persona que vivió la experiencia.

*El nombre ha sido cambiado para proteger la identidad de los involucrados


Nota del hipnotista: sígueme en mis redes sociales, Instagram y Facebook. Si tienes dudas o comentarios, o si quieres reservar una sesión conmigo, no dudes en enviarme un mensaje.