Condiciones para las mujeres.

Oliveiro pone como única condición no negociable que sus mujeres sepan volar.
Condición a mi parecer un poco pretenciosa, si de condiciones para la mujer ya las hemos jodido bastante en toda la literatura.
Desde poemas, canciones o algunas novelas no las sacamos de dos extremos.
El ideal femenino, musas angelicales, seres celestiales, miradas de acuarela y muslos de seda. Incluso los ángeles se enamoraron.
Su antítesis, objetos de la tentación, causantes de todas las penas del hombre, Evas de Adán, Dalilas de Sansón. 
Si me dieran a escoger alguna condición, para mi hay algo irresistible en la Mujer vulnerable que se muestra segura. 
Si bien cuando algo es contrastado no siempre implica que sea contradictorio.
Son estas aparentes contradicciones que como hombres nunca vamos a explicar y deberiamos aprender a aceptar.