DETRAS DE UN CRISTAL.

El secreto de mis ojos se ha ido a ver el cielo de otro universo,
y me siento tan triste por ya no sentirlo cerquita de mi corazón…
Mi cuerpo parece transitar como ausente calles sin veredas,
y mi alma se está yendo lejos sin que nadie lo pueda advertir!
Voy en la búsqueda alborotada de aquel amor que se ha disipado!

El, quiso morir antes de tiempo…
encerrándose entre paredes blancas,
sin el romance ni el aroma de la primavera,
prefirió quedarse a solas, con su mirada perdida,
detrás de un cristal que sólo le refleja hojas secas,
y muy poca humanidad…

Morir, mientras se sigue viviendo,
aunque en ese intento descorazonado,
también me hizo morir a su lado,
porque no se dió cuenta o tal vez lo hizo sin querer,
me apuñaló el alma, matando mi esencia,
y esa cobardia que fue su fatal consejera,
lo orientó mal para que apueste a aumentar su billetera,
en lugar de sugerirle el único sustento noble,
que sólo el Amor le puede brindar…
Y lo instigó a que elija a la muerte en vida, 
en lugar de la dignidad merecida,
el respeto y la felicidad prometida,
y el derecho de elegir con libertad!

Elizabeth Gondarg

Like what you read? Give Elizabeth Gondarg a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.