Algunas ideas para mejorar el sistema de Wayfinding de Metro

Representaciones digitales de señalética actual. A lo largo del artículo iré mostrando las fotos que usé para hacerlas.

Para no complicarnos tanto con los términos diseñoños. «Wayfinding» se podría entender como un sistema que guía al usuario hacia su lugar de destino. Son los carteles que te indican hacia dónde debes ir, en este caso.


Aún habiendo pasado gran parte de mi vida en Santiago y utilizando el Metro al menos 3 veces por semana… Todavía me pierdo cuando voy a Baquedano. Siempre tomo la ruta equivocada; termino en el lugar que no era; o salgo por donde no debía salir. Lo mismo cada vez que visito una estación que no frecuento, o tomo una ruta por primera vez.

Estación Baquedano. ¿A qué dirección llegaré si bajo las escaleras, Plaza de Maipú o Vicente Valdés?

Hasta en la nueva Línea 6 logro perderme. Todavía no sé cuál ruta me lleva a la salida y cuál al cambio de andén; o cómo combinar con el Metrotren a Nos estando en Lo Valledor. Me consta que no soy el único.

Gran parte de esto lo atribuyo al obsoleto sistema de Wayfinding de Metro. Obsoleto porque, con una red de Metro expandiéndose bajo tierra a ritmos cada vez más acelerados, la cantidad de opciones a las que una persona se enfrenta para continuar su camino son, en consecuencia, cada vez más altas. El actual esquema tipográfico y de diagramación sencillamente no da abasto. Hasta Metro pareciera saberlo.

Un poco off-topic, pero nótese cómo todas las opciones llevan a la salida «C».
Comprimir mucha información en espacios que no fueron diseñados para eso pareciera haberse convertido en una práctica habitual en el actual sistema de Wayfinding de Metro.

Si a esto sumamos el radical cambio de estilo en las señaléticas de la nueva Línea 6, las cuales adoptan una apariencia mucho más minimalista –no necesariamente más funcional–, terminamos con un menjunje de señales que, al final del día, terminan actuando como voces dispersas e incontinuas que intentan desesperadamente guiarnos hacia donde queremos ir, sin saber muy bien en qué tono decirlo, o qué tanto repetirlo.


Rediseñando el Sistema de Wayfinding de Metro

Lo bueno de todo esto es que es perfectible, como dirían por ahí. No estamos hablando ni de una falla en la ingeniería del sistema de pilotaje automático de la Línea 6 ni nada por el estilo. Solo un montón de señales. Así que, dentro de mis humildes y limitados conocimientos de tipografía y diagramación, me propuse desarrollar una alternativa.

Tras poco más de seis meses observando las señaléticas actuales y sus falencias, decidí guiar mis decisiones de diseño alrededor de tres aspectos: altura, color y consistencia.

Altura

Contrario a lo que uno podría pensar, la altura en las estaciones es, en muchos casos, muy limitada como para extenderse hacia abajo. Por eso el color de contexto va a la izquierda, por ejemplo. Así no gasta espacio en la parte superior como sucede ahora.

Lo que se propone es mantener las dimensiones de la actual parte inferior de una señalética normal, dando cabida a que más información pueda entrar arriba o abajo, según corresponda, sin perjudicar la coherencia visual que otorga unidad al sistema. Me atrevería a decir que hasta se podría reducir la altura, pero eso solo se comprueba con testeo e iteración en vida real.

Color

Aquí decidí hacerlo lo más simple y económico posible. Fondo blanco y letras negras. Si bien comprendo de dónde puede venir el reciente ímpetu de Metro por diseñar señales a color completo, creo que en el caso de la Línea 2 o la futura Línea 7 los colores claros podrían ser contraproducentes para ese formato. Y es que si bien las letras pueden utilizarse en negro para aumentar el contraste, tiendo a pensar que se complejiza demasiado el proceso. Da para mucho descuido.

Consistencia

Creo que este punto queda implícito, así que no abordaré mucho de él. Básicamente se define un patrón constante del orden y el sentido del contenido de las señales. La idea fue no complejizarlo mucho para disminuir las posibilidades de que sea mal aplicado. Mientras más simple, mejor.


Palabras al cierre

  • En términos tipográficos creo que no soy el indicado para hacer un juicio crítico, así que solo di continuidad al reciente uso de Helvética que Metro pareciera estar adoptando.
  • Soy un fanático de las letras en las salidas de Metro. De hecho me sorprende que estén tan mal señalizadas y no se fomente su uso y/o entendimiento. Pero en fin. Eso da para otro artículo con ideas.
  • Omití completamente las traducciones al inglés porque me parecen innecesarias. En la práctica se traducen solo una o dos palabras que terminan utilizando toda una franja de espacio, y generalmente no son tan distintas al inglés de todos modos. La única vez que he visto una señal de Metro con más de una palabra traducida fue esta:

Y estaba mal traducido 🙊