¿Por qué en servicio?

Esa es la pregunta que más me hacen cuando comento que me he especializado en la formación y en el posicionamiento basado en el servicio al cliente.

Estoy en el proceso de tener una hija y dentro de todo lo que eso significa hay un paso que no se puede evitar: buscar un hospital, después de pasar por varios ginecólogos y preguntar en diferentes hospitales, hoy nos decidimos por uno.

No somos de esas parejas que tienen una fijación con el parto y de hecho somos bastantes retrógradas al respecto, así que elegir un hospital sólo considerábamos una cosa: que el seguro lo atendiera.

Hoy, finalmente, escogimos hospital, a un mes de que la niña nazca, y lo que nos hizo elegirlo no fue la capacidad médica ni las instalaciones, sino que fue el único lugar en el que nos mostraron las habitaciones, nos explicaron procesos y, finalmente, nos metieron una inception de que esa era el mejor lugar.

Y eso, es servicio. Hoy salí feliz de tener el lugar en que mi hija nacerá y de dedicarme a esta área.