Recuperar el espacio para jugar.

A todos nos gusta recordar y una de las cosas que más recordamos son nuestros juegos de la niñez. Y ¿Cómo no? Si el juego en los niños, en particular de los 6 a los 12 años, es la manera en la que se construye la realidad y la identidad. El juego es tan importante para los niños como la nutrición y la salud.

Al recordar cómo fueron nuestros juegos de la infancia, sin importar la edad, siempre pensaremos que los niños de ahora juegan muy diferente a cómo solíamos hacerlo: eso es cierto; la infancia ha cambiado, los medios de comunicación e información han modificado la socialización en los niños, pero también es cierto que las condiciones actuales han cambiado las necesidades de los niños.

La globalización, el consumismo, la inseguridad nos han hecho convertirnos en personas individualistas que buscamos cada vez menos las relaciones sociales y comunitarias. Y eso ha causado que abandonemos el espacio público de juego para nuestros hijos, disminuyendo con ello su sentido de comunidad y de asociación.

No olvidemos que el 78% de los niños en México son urbanos y que no debemos dejar que temas como inseguridad, poca disponibilidad de tiempo o el uso excesivo de medios de comunicación los hagan abandonar el espacio público de juego. El espacio abierto de juego es un facilitador de experiencias y socialización, su abandono además del impacto en el desarrollo individual tiene un impacto negativo en el desarrollo del niño como miembro de una familia y como ciudadano.

El juego le da sentido a todo lo que el niño hace, al combinar la acción y el pensamiento produce satisfacción y sensación de logro, al hacerlo de manera social, fuera del círculo familiar o escolar los niños desarrollarán e interiorizan las conductas sociales que les permitirán desenvolverse mejor en un futuro.

Sabemos que reutilizar los espacios públicos es difícil, los trabajos de los padres, la inseguridad, el abandono en el que están estos espacios suelen ser obstáculos para el juego en espacios públicos y abiertos, pero existen diferentes opciones que podemos considerar como: visitas organizadas a parques infantiles, el establecimiento de espacios vecinales o eventos comunitarios en los que podemos participar como padres y que apoyarán a que nuestros hijos conozcan a otros niños.

Todos recordamos nuestros juegos de cuando éramos niños, las aventuras que en ese momento significaban para nosotros un gran logro. Ayudemos a nuestros hijos a construir esos recuerdos y llevémoslos a espacios públicos y abiertos para jugar.

Publicado originalmente en Möbius

Like what you read? Give El Juan a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.