El Talento de perseverar.

¿Cuántas veces hemos visto a personas que transpiran talento? ¿Ya sabes no? esas personas que son buenas en algo, cualquier cosa; que las ves y notas que la mayor parte del tiempo no dan su 100% porque simplemente no lo necesitan, se mueven por la vida sin esfuerzo valiéndose de su talento como la mayor de las ventajas.

Por el lado contrario, te pregunto ¿cuántas veces has visto a personas que podrías llegar a considerar (malamente) promedio, lograr todo lo que se proponen?

Me llama mucho la atención porque no sé si es cuestión de selección natural pero pareciera una regla en la gente talentosa la flojera, la postergación, el clásico: — voz de chiste — “Oh sí no me preocupo eso lo puedo lograr en 5 minutos y me esperaré hasta las 7:55 para hacerlo y quedará justo a tiempo”.

¿Neta? En lugar de hacerlo al principio y tener todo el tiempo extra para mejorarlo o no sé, simplemente seguir adelante y buscar algo más¿?

Por el contrario nuevamente, la gente que quizás no goza de éste “talento” se toma su tiempo, se organiza, y paso a paso con perseverancia y métricas logra sus objetivos.

— ¿No se vuelve entonces la perseverancia el mejor de los talentos?

La rebanada más grande del pastel del mérito va para aquellos que perseveran mientras que los talentosos se quedan pensando en que pudieron hacerlo mejor, en menos tiempo, con más gracia, pudieron, piensan, pensaron, no hicieron.

Ahora, te pregunto nuevamente, bueno; mejor pregúntate tú ¿de qué lado estás?

Voy a cerrar estas palabras con una frase que se me quedó la primera vez que vi la movie de Blow, con Johny Depp, y es uno de mis recordatorios para balancear todo esto:

But I force a smile, knowing that my ambition far exceeded my talent.
Like what you read? Give Maciel a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.