https://www.flickr.com/photos/calafellvalo/5860651775

Mentorizar

Miguel Ángel
Dec 8, 2014 · 3 min read

Una de las muchísimas lecciones aprendidas en mi etapa becodiana es el gusto por compartir mis habilidades/conocimientos con las personas cercanas, especialmente con los que todavía no han tenido las mismas experiencias que yo. El spinoff de beCode, La Cueva, ha amplificado el efecto: se ha convertido en un lugar por donde cada persona que pasa — y son muchas — deja su huella en la comunidad, y es la comunidad donde está el foco por encima de los individuos.

En beCode impartí cursos y charlas muy variados y aprendí que, aunque prepararlos me cuesta mucho, no se puede describir con palabras el valor del resultado. Es una pena que lo haya dejado abandonado tanto tiempo así que en las últimas vacaciones me propuse retomarlo.

Coincidiendo con el comienzo del curso 2014/2015 en la facultad de informática, me he enrolado como tutor en un TFG —trabajo fin de grado—. Propuse un proyecto que me interesaba y que al parecer también le interesa a un intrépido alumno que está acabando el grado. Pero ¿por qué un TFG? me pregunto mientras escribo este artículo. Encuentro muchas razones que me indican que no me he equivocado:

Desde un punto de vista puramente egoísta ¿qué obtengo ofreciendo mi tiempo y conocimientos? ¿hay beneficio tangible más allá de una recompensa moral?

Para empezar, practicar cómo hacerme entender es un buen motivo. No tengo formación en comunicación y dedico un buen pedazo del día intentando comunicarme con una máquina. Con este panorama tengo que aprovechar cualquier oportunidad para forzarme a mejorar mis habilidades comunicativas y una conversación con alguien que no está en mi círculo de habituales, o escribir este artículo por ejemplo, me ayuda no solo a practicar cómo articular un discurso, sino también a buscar puntos débiles en el propio argumento.

Otro gran beneficio es la oportunidad de revisar los Principios. A menudo discuto con personas con las que comparto un nivel similar de experiencia: nos hemos nutrido de las mismas fuentes y la discusión comienza desde una base común. Sin embargo, ejercer de mentor requiere un ejercicio de empatía que obliga a situarse a un nivel distinto del propio: el del alumno. Requiere un nivel de abstracción mayor y a la vez mucho cuidado con la precisión para no caer en la ambigüedad y con ello en la confusión. Iniciar un diálogo sobre una práctica desde los mismos principios es tremendamente enriquecedor y obliga a releer antigua bibliografía con otra perspectiva. De la misma manera aprovecho para revisar también mis técnicas, refinando o corrigiendolas.

En principio todo esto lo podría hacer yo solo ¿verdad? No se necesita más que a uno mismo y una buena ración de fuerza de voluntad para releer antiguos libros, escribir artículos o incluso preparar una charla. Bien es cierto que si el mismo esfuerzo ayuda al desarrollo de otra persona, mucho mejor. Es obtener un mejor resultado por el mismo esfuerzo. ¿Qué puede obtener — en el caso de que quiera — un chico a punto de graduarse de un mentor?

Lo que para mi será repasar principios imagino que para él serán unas nuevas bases donde fijarse. Mis usadas técnicas de programación podrían ser nuevas técnicas en su caja de herramientas. Mi perspectiva del mundo del software se añadirá a las que ya haya acumulado. Desarrollaremos open source; software válido como referencia en el curriculum personal y disponible para el que quiera acogerlo o adaptarlo. El objetivo es maximizar el provecho que dos personas pueden sacar a un proyecto conjunto, cada uno dedicado donde más puede aportar.

Pues bien, dicho y hecho. Hace un par de semanas empezamos el proyecto. Y, aunque todavía estamos empezando, yo estoy a la vez ilusionado y orgulloso sea cual sea el resultado. Además del TFG este año estaré en la crew de la devscola y seguro que me dará también muchas satisfacciones. Tenemos ya un buen grupo de alumnos para empezar y disfrutaré con el resto de mentores, que resulta que son amigos.

Con estos pequeños proyectos exploro cómo de alineado estoy con la cultura individualista occidental y cómo puedo potenciar actos conjuntos donde los logros se atribuyen al grupo en vez de a los individuos. Sí, parece contradictorio lo que digo en un artículo escrito en primera persona del singular, pero ¡eh! ¡dadme un respiro! ¡solo estoy explorando!

    Miguel Ángel

    Written by

    Software Developer

    Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
    Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
    Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade