¿Qué debiera considerar un marco regulatorio adecuado para criptoactivos?

Fuente: Imagen de NewsBTC

De unos años para acá los países han buscado la forma de emitir normas que permitan tener mejor control sobre los criptoactivos; sin embargo, esto ha sido complicado por la evolución que han tenido. En términos legales, existe un problema recurrente con las leyes y las innovaciones, puesto que con frecuencia, las leyes se emiten después de las apariciones tecnológicas y en la mayoría de los casos, el impacto de la regulación resulta incierto.

Un marco legal para criptoactivos depende en gran medida de sus ventajas y desventajas y lo que se ha visto hasta ahora, es que el enfoque considerado por la mayoría de los países ha estado en función de su comportamiento dentro del mercado y las disposiciones han estado en constante cambio. En este sentido, es probable que el problema se encuentre con su clasificación, puesto que en algunos países se conceptualizan como activos, moneda extranjera, mercancías o método de pago.

Clasificación

Las razones para considerar una regulación a partir de una clasificación de criptoactivos sería sumamente importante en términos legales, ya que las regulaciones adicionales dependerían de dicha clasificación y de esta forma sería posible determinar las normas aplicables, por ejemplo la manera en que pueden gravarse o las medidas de protección a los usuarios.

Considerando el panorama actual, para establecer una normatividad “en capas”, sería necesaria una Comisión especializada en criptoactivos a nivel internacional, que contemple todas las directrices y pueda emitir recomendaciones, tal y como sucede con los tratados de Basilea, por ejemplo (en México existe la Comisión de Tecnologías Financieras y Emergentes del Colegio de Contadores Públicos que atiende de una manera muy especial el tema de criptoactivos). De manera específica, podrían existir tres categorías con base en su utilidad: activo, método de pago y unidad de cuenta.

Impuestos con criptoactivos

Por el lado de los impuestos para criptoactivos, la categorización es trascendente puesto que de ello depende la tasa que se pudiese establecer. Por ejemplo en Francia, el sólo hecho de cambiar la clasificación de criptoactivo a “activo digital”, provocó que la tasa impuesta se redujera del 45% al 15%.

De manera puntual, se planean dos posibles soluciones para una adecuada gestión de impuestos:

  • Estandarización de tasas. Es posible poner mayor atención en las criptoexchanges y no en los usuarios, puesto que actualmente, a través de estas casas de cambio, es la única forma en que se pueden tener un registro sobre los usuarios que operan con criptoactivos (un caso muy diferente y complejo serían las criptoexchanges descentralizadas, DEX).
  • Acuerdos entre gobiernos y criptoexchanges. Una relación más específica permitiría identificar a quienes podrían incumplir con el pago de impuestos, asimismo, se tendrían un mejor control para la prevención de fraudes y evitaría confusiones entre los usuarios.

Las leyes establecidas que buscan regular criptoactivos (por ejemplo la Ley Fintech en México), deberían ser consistentes y eliminar ambigüedades. Lo anterior implicaría la cooperación de diversos organismos a nivel internacional, lo cual por ahora parece bastante complejo, mas no imposible.

Riesgos para el consumidor

Desde 2013, las instituciones financieras como el FinCEN o el Banco Central Europeo (BCE), han emitido diversos avisos hacia los usuarios sobre los riesgos que implica operar (invertir) con criptoactivos, los más destacados son en términos de informática, fraude a través de otros intermediarios o robo en criptoexchanges. Por ejemplo en el caso de Mt. Gox (una de las primeras exchanges de criptoactivos), los usuarios perdieron sus fondos y no pudieron recuperarlos puesto que no existía ningún tipo de respaldo por las autoridades (el caso lo retomo en mi artículo “Ley Fintech, control de exchanges de criptomonedas y desprotección a los usuarios”).

Las leyes han sido claras especialmente con la responsabilidad que se les imputa a los usuarios, pero desventajosa en términos de protección para los usuarios, a pesar de que en la mayoría de los casos están sujetos a los controles de Prevención de Lavado de Dinero (PLD). Por lo anterior, sería de suma importancia, que las autoridades también consideraran un panorama más equilibrado respecto a los derechos y obligaciones de los usuarios. Algunas ideas son:

  • Establecer un mecanismo de supervisión con las criptoexchanges a fin de evitar altos volúmenes de operaciones riesgosas.
  • Que existan planes de acción entre las autoridades y las criptoexchanges para apoyar a los usuarios en caso de eventos perjudiciales para los usuarios.

Es necesario destacar que el mercado de criptoactivos no sólo ha sido caótico, también ha resultado rentable para diversas instituciones, por ejemplo el CBOE y los futuros de bitcoin que opera. Es por ello, que la responsabilidad debiera ser compartida y los usuarios contar con mayor protección por parte de las autoridades.

Conclusiones

Las normas sobre las operaciones con criptoactivos no pueden ser generales; es decir, es un proceso escalable donde el objetivo fundamental es caracterizar al fenómeno, contar con un marco legal mejor delimitado para las criptoexchanges así como la determinación de ciertos estándares en términos de confiabilidad, ciberseguridad, información del cliente con el objetivo de mitigar algunos riesgos y garantizar la seguridad de los usuarios, sobre todo ante un escenario de pérdida de fondos o cobro de comisiones, al igual que los bancos están sujetos a ciertos estándares para proteger para los usuarios.

Lo que parece ser un hecho, es que los criptoactivos seguirán desarrollándose y teniendo mayor adopción en el mercado. Es por ello que suena lógico que las autoridades sumen esfuerzos y tengan mayor participación en un marco regulatorio adecuado. En este sentido, es posible considerar dos aspectos importantes:

  • Proporcionar más responsabilidad a organismos como GAFI a fin de que pueda emitir estándares que sean compatibles con los países en donde existe un mayor número de operaciones con criptoactivos
  • Establecer normas claras para criptoexchanges que consideren temas importantes como Prevención de Lavado de Dinero, fraudes y seguridad informática.

Es de gran importancia entender que por ahora los criptoactivos no necesitan una regulación amplia, sino que es más importante la colaboración entre organizaciones como el GAFI y las autoridades de cada país a fin de que exista un enfoque consistente y de esta forma se pueda establecer un precedente para una futura regulación y mitigar los riesgos.

Hasta ahora hemos sido testigos que los beneficios que pueden brindar los criptoactivos sobre todo para realizar transacciones rápidas y seguras a nivel internacional con costos muy bajos; no obstante, los riesgos siguen estando relacionados con la volatilidad en los precios, la liquidez y la seguridad, además de la falta de una autoridad central que proteja el uso y la tenencia de criptoactivos.

En México, el 10 de septiembre se emitieron las nuevas disposiciones de la Ley Fintech, la cuál se destaca por considerar a los criptoactivos, y será de gran interés conocer las nuevas normas aplicables y sobre todo, la opinión de los expertos en materia legal.