Capítulo VI: Alejandro Lanari recuerda a Ramón

“A Cabrero lo pude disfrutar nada más que seis meses, pero para mí fue uno de los mejores técnicos que tuve en mi carrera. Es más, es el día de hoy que pasan dos o tres meses y le pego un tubazo para ver cómo anda, qué es de su vida, y nos ponemos a contar anécdotas. Las cosas que él hizo por mí no las vi nunca en ningún otro entrenador. Ramón ha llegado a cambiar el horario de las prácticas para que yo pudiera ir a estudiar medicina al hospital Pirovano, me daba permiso para ir al curso preparto con mi señora, y cuando nació mi hija mandó a todo el plantel a visitarme a la clínica. Cabrero era un fuera de serie en todo sentido. Nos decía ‘no crean eso de que la primera B es una guerra; preocúpense por jugar al fútbol que es lo más lindo que hay’, y se enojaba mucho cuando veía que la revoleábamos de punta y para arriba. Ramón fue un grande de verdad, uno de los mejores técnicos que hubo en el país. No tengo dudas de que Cabrero le dio mucho más al fútbol que lo que el fútbol le dio a él”.

Like what you read? Give Ramón Cabrero a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.