¨THE SHOW MUST NOT GO ON¨

La cuenta atrás para formar Gobierno se agota, y en mi opinión, el espectáculo NO debe continuar.

Después del 20D, el sentimiento popular dista mucho de lo que albergamos ahora, por lo menos en mi persona.

Hemos asistido a una pantomima continua, no sólo porque eché de menos que desde el día de partida, no se pusieran a negociar para llegar a un consenso, claro que también entiendo que se tomaran sus vacaciones, merecidas o no, después de un “duro trabajo”( me chirría tanto cuando comentan constantemente que no paran de trabajar, que me los imagino despertándose a las cinco de la mañana, preparando su petate, su bocata envuelto en Albal y cogiendo un transporte público con una cara marcada por esas bolsas que caracterizan el estar agotado).

Las opciones se acabaron, o eso prefiero pensar, porque lo único viable es mantener en el mando a un Mariano Rajoy que fumando espera que le vengan a rondar a su puerta para decir; “te necesitamos, somos gilipollas. Hemos intentado echarte a toda costa y tenemos todas las opciones, pero hemos preferido alimentar las esperanzas de la gente y engordar tu ego hasta tal punto, que la gente realmente se crea que usted es la única opción viable”.

Eso expondrán a una ciudadanía, que lo poco que tenían en común era destronar a este gallego apocado e insulso, y virar un poco, hacia la izquierda, hacia el centro o hacia donde fuera, pero con un programa ligeramente modificado y mejorado, en teoría, pero diferente. Diferente a ese sentimiento al que se acogen todos esos azulones que piensan que todo partido surgido después de las elecciones como segundas, terceras o cuartas fuerzas políticas eran paja.

No quiero una gran coalición, sé lo que votó la gente, y esa es la única vía que nadie espera ni quiere. No creo que un votante del PSOE, se alegre de tirar a la basura su voto con una alianza tan hipócrita. Y tampoco creo que el votante popular, acepte esto, aunque a los votantes populares creo que les daría igual siempre y cuando sigan manejando el cotarro y su juego de troleros, perdón trileros.

Lo de Iglesias, es un punto y aparte. Es indiscutible que la posición de Ciudadanos con el PSOE, fue catastrófica, ese pacto fue absurdo, sinceramente no sé cómo un partido de “izquierdas” puede pactar primero con uno antagónico que con uno con el que simpatice. Pero Iglesias debería haber cedido más, aunque de poco habría servido, ya que la soberbia elevada a su máxima potencia sin duda, es de ese partido que con 40 escaños se ha creído y se cree el rey del baile (que por su belleza lo sería) y con la artimaña mencionada anteriormente zanjó todo avance posible y lo que es mejor, sabían desde el primer momento que jamás quisieron a Podemos en el Gobierno. Una baza magistral.

Ahora en este momento, hay pocas salidas, pero sin duda, aunque esto diste mucho de mis ideales, dado que el presupuesto para unas anticipadas superaría los 170 millones de euros, entre logística, gastos de partidos, más fondos para congresistas y senadores por su “actividad parlamentaria”, elijo volver a votar. Elijo esta opción porque la más lógica y posible que era una coalición con las principales fuerzas, excluyendo al PP, nunca se va a dar, dada la soberbia del sr. Rivera y que no quiere traicionar a sus colegas populares…

Simplemente era regenerar, plantear nuevas opciones e ir avanzando poco a poco, pero sin el PP a la cabeza. Así de simple. Puntualizo que mi miedo está, porque el resultado podría mejorar para el PP y para la formación naranja, porque sí, porque la gente es así y acabaremos donde hemos empezado o peor.

Concluyo esta exposición puntualizando mi profundo descontento, porque casi nunca es mejor eso de “más vale lo malo conocido”. Y por supuesto decir que SE PODÍA, pero no se quiso.�Ұ���

Like what you read? Give ELSA BURGOS DEL PINO a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.