En esto creo

  • Creo que cada uno de nosotros tiene un lado oscuro. Aceptar el hecho de que lo tenemos ayuda a reducirlo. Fingir que todo está bien y somos perfectos es negar la evidencia, y a la larga contraproducente.
  • De Madrid queda todo por contar, porque lo que se escribe sobre las ciudades no es definitivo, afortunadamente. Una ciudad está viva, cambia, se deja transformar por los tiempos, las modas, las crisis, y, sobre todo, por sus habitantes, que en el caso de Madrid se renuevan cada día por la diversidad de los emigrantes que recibe. La ciudad siempre necesita crónicas y miradas renovadas.
  • Si el niño que fui me viera ahora pensaría: “Que buenas migas haría este joven conmigo”. O quizá horrorizado me inventara un dicho muy de aquí: “Nunca segundos viernes fueron jueves
  • Mi mayor miedo es el de morir sin estar rodeado de quienes quiero.
  • Me identifico con el Atila enamorado del final de su vida, con el Stalin adolescente y fervoroso seminarista de Tiflis, el místico (y secretario secreto de Sartre hasta su muerte Bennie Lévy, y la niña Teresa de Ávila cuando quiso desterrarse.
  • ¿El poder tiene sexo? ¿El sexo poder? ¿Quo usque tandem? ¿No nos hacen sufrir suficientemente esos groseros mellizos?.
  • La confusa complejidad actual hace que los problemas cambien de naturaleza para que las soluciones parezcan racionales. Menos los adivinos, todos pueden prever el porvenir.
  • Me acuerdo de un amigo que iba abrir la puerta para salir del coche. La empujó, pero no logró abrirla del todo. Pensé: “Tendrá diez años más que yo. Dios, ¿es eso lo que llaman hacerse viejos?.
  • Hay un viejo dicho según el cual Dios sólo existe mientras le estás buscando. Sólo quiero que sepáis que yo no sigo su rastro.
  • Los madrileños somos mucho mejores de lo que nos tememos y algo peores de lo que nos creemos.
  • Yo me río con casi todo. Pero en especial, con lo muy tonto o con lo muy inteligente.
  • La gente suele tener miedo del mas allá. A mí, al contrario, me suele dar mas miedo el más p’acá debido a determinados estúpidos.
  • Cuando me preguntan cual es mi profesión, no se exactamente que decir. Quizás la mejor definición de mi trabajo sería “Cómplice múltiple”.
  • Creo que no habrá tigres de Bengala, ni capitalismo, ni Comunismo, ni bolsa, en un porvenir no muy lejano.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.