- ¿Qué es la magia?- Preguntó de forma dubitativa.

- Es lo que existe en la profundidad de tus ojos, justamente ahí donde los sueños se mezclan con las ilusiones y logran escapar, para convertirse en esa sonrisa tan tuya que me vuelve loco…-

Ella sonrió, le encantaba la forma en que la enamoraba sin enamorarla. Él en cambio hacía las cosas por inercia sin pensar mucho en las consecuencias, únicamente quería seguir viviendo el momento, intensamente, sin remordimiento.

- No sé cuánto tiempo vaya a pasar para que dejes de verme así, para que te acostumbres a quién soy y dejes de portarte como lo haces ahora — dijo ella mientras evadía su mirada.

Y realmente ella no sabía del tiempo, tampoco del amor, tampoco de sentimientos. Únicamente de vivir el momento, pero de una forma distinta a como él lo hacía.

Él en cambio sabía de argumentos, de soñar sin límites, sin condición; porque actuar acorde a lo que todos decían no era exactamente lo que le gustaba.

Pasaron varios años, estaciones de invierno y verano, noches de soledad, instantes de ansiedad y pruebas superadas con el corazón en la mano.

Después de todo el tiempo pasó y aunque no en las mismas condiciones se encontraron otra vez hablándose el uno al otro.

Los separaban millones de distancias, momentos, cuerpos, presencias, circunstancias y miles de kilómetros, recorridos cada uno por su lado.

- ¿Qué esperabas?- preguntó de forma desafiante.

- Nada realmente no esperaba nada, únicamente te volví parte de mis sueños de madrugada, del mañana por el que luchaba y las cosas que no viví. Hoy el cielo se está quebrando y no estás aquí, tan cerca como lo quisiste alguna vez. -

- ¿Qué es la magia?- Preguntó como aquella vez.

- Es desaparecer, volverte parte del infinito, es la alquimia de mis palabras. Es lo que existe en la profundidad de tus ojos, justamente ahí donde los sueños se mezclan con las ilusiones y logran escapar, para perderse en la nada del vacío que dejaste en mi vida. No se cuanto tiempo pasó, por eso me voy.

La magia es, hacerte sentir que no voy a regresar.
Like what you read? Give David Alvarado a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.