Respira


De verdad no consigo respirar en este lugar, no estoy cayendo, tampoco me ahogo, esto va más allá de lo que conocimos antes.

Si alguna vez escuchaste “apnea” y te sentiste identificada créeme que yo no.

La palabra correcta para mi, es “disnea” si, tan parecida y tan lejana a la vez, una palabra de seis letras que también identifica clínicamente lo que me pasa la mayoría del tiempo cuando la ansiedad hace presa de mis sentidos y yo pierdo cualquier sentido que le hubiese encontrado a los momentos.

No es suficiente todo el aire del mundo en determinados instantes, asi como tampoco son suficientes todos los recuerdos que pueda tener para dejar de sentir que no puedo respirar, que me falta algo, que tu esencia se escapó del ambiente junto con las ideas del mañana mejor que tanto te repito cada vez que te vuelvo a escribir.

Te llevas el aire, no el real ni el de todos los habitantes de este mundo en decadencia, te llevas el mío. Con eso basta para sentirme a la deriva.

“respira…”

No quiero dejar de hacerlo, es que no puedo.

Ni siquiera cuando logro conciliar el sueño en una de esas madrugadas frías en que no pude encontrar la forma de contactarte, desde el universo distante donde coexisto con las cosas que me guardé para dártelas al volver a verte.

Quieres una realidad y te estoy dando una pista, esto no es tan crítico como para morir en el intento de estar bien, tampoco es tan dramático, tampoco es tan nostálgico, tan poco es todo si viene de ti.

Respiro.

Fuerte, sin ritmo, solo trato de llenarme del olor de tu cabello, de la suavidad de tus labios en mi cuello.

Respirar no es difícil si traes tu calma, si te llevas las tormentas en el bolso junto a las llaves del automóvil y me dejas algunas nubes que puedan servirme de almohada.

Términos clínicos irrelevantes, no tienen nada que ver con el amor y estoy en total desacuerdo con mezclar ambas cosas sino tengo algo que respalde mis padecimientos.

Así que solo diré que te amo, con todo y los achaques de las noches en vela y las madrugadas viendo por la ventana como la luz ilumina los espacios vacíos que no ocupas y las fotografías mentales de nuestros momentos juntos.

Respiro, inconscientemente, te pienso y las dificultades pasan, otra vez. No le pondré una etiqueta a esto, solo diré que no respirarte es no respirar, como cuando bebes agua y la sed no pasa, no se va.

Respiro, el mismo aire que compartimos cuando perdemos juntos el aliento.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.