39º periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos

Diálogo Interactivo con la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Item 2

Intervención conjunta

11 de septiembre de 2018

En primer lugar, queremos felicitar a la Alta Comisionada por esta nueva responsabilidad y le deseamos el mayor de los éxitos en su gestión.

Realizo esta intervención en nombre de Argentina, Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú, Rumania, Reino Unido, Países Bajos, Paraguay, Francia, Dinamarca, Suecia, Finlandia, República Checa, Luxemburgo, Estonia, Malta, Croacia, Eslovenia, Irlanda, Lituania, Bulgaria, Suiza, Chipre, Letonia, Islandia, España, Portugal.

Señor Presidente:

Nuestros países desean expresar su profunda preocupación por la violación de los derechos humanos en Nicaragua. El Informe de la Oficina del Alto Comisionado, publicado el pasado 29 de agosto documenta en detalle la situación en dicho país. En este sentido, nos hacemos eco de la Declaración Especial sobre la situación en la República de Nicaragua, emitida por los Cancilleres de un grupo de países latinoamericanos en Bruselas el 16 de julio de 2018; así como las sucesivas declaraciones y resoluciones en el marco de la OEA en junio y julio del presente año.

Exigimos el cese inmediato del uso desproporcionado de la fuerza, los asesinatos extrajudiciales, las desapariciones forzadas, las detenciones ilegales y arbitrarias, la negación del acceso a servicios médicos, la violación a las libertades de asociación y expresión pacíficas, la criminalización de defensores de los derechos humanos, periodistas, estudiantes y manifestantes.

Instamos a reactivar el diálogo nacional en Nicaragua, en un clima de respeto a las libertades fundamentales, que involucre a todas las Partes para generar soluciones pacíficas y sostenibles.

Condenamos la decisión tomada por el Gobierno de Nicaragua que ordenó la expulsión del país de la misión de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), que representa un retroceso en los esfuerzos que viene realizando la comunidad internacional a fin de ayudar a encontrar una salida a la crisis. Instamos al Gobierno de Nicaragua a retomar el diálogo y la cooperación con los mecanismos regionales e internacionales de derechos humanos, incluida la Oficina de la Alta Comisionada.

Por último, alentamos a la Oficina de la Alta Comisionada a continuar informando al Consejo de Derechos Humanos con miras a defender y proteger los derechos humanos en Nicaragua.

Muchas gracias Sr. Presidente.