Imagen via wikipedia

Matrioska

Perdió la cuenta del tiempo que hace que está en la cápsula. No le importa porque también perdió la memoria. No sabe que está haciendo ahí.

Flota. Respira y siente cómo el aire entra y sale por un ¿tubo? No entiende a qué está conectado. No encuentra ninguna referencia porque tiene la mente vacía. Los recuerdos se le borraron. Solo ve a través de una película trasparente hacia otra película traslúcida un poco más allá. No demasiado más allá pero definitivamente fuera del traje que lleva puesto.

¿Dónde está metido? ¿Qué es esta cosa que lo tiene fijo, quieto? ¿Y las luces? ¿Qué son esas luces que se ven detrás de las dos transparencias? ¿Por qué asumió casi sin pensar que está encapsulado?

¿Conoce una cápsula? ¿Es esto? ¿Si perdió la memoria como sabe que esto es una cápsula? y lo que es peor: ¿Cómo es que sabe que alguna vez tuvo memoria?

¿Qué son los recuerdos? ¿Qué es la pérdida?

Piensa en Rusia ¿por qué sabe que Rusia es un país que tuvo astronautas? Rusia también tuvo cine ¿es un ruso? ¿dónde está? Todo esto se le aparece así, de repente, sin que se lo proponga.

Gira, la cosa –ya no se atreve a llamarla cápsula- gira sin parar. No está mareado y eso lo deja pensando ¿por qué no está mareado si además de que gira todo el tiempo también flota? ¿Cómo sabe que girar marea? ¿Dónde lo aprendió? ¿Quién se lo enseñó?

Mientras tiene todos estos pensamientos sigue haciendo todas las cosas que tiene que hacer para que todo siga funcionando. No puede parar. Lo sabe, él lo sabe.

¿Pero cómo? ¿Cómo es que puede manejar algo tan complejo sin tener la menor idea de lo que es o –peor aún- para qué sirve? ¿La cápsula tiene alguna utilidad? La llama cápsula nuevamente porque chequeó en uno de los controles que iba haciendo mientras pensaba en estas cosas y encontró la definición en la computadora. Buscó más por instinto que por inteligencia y supo que así — a lo mejor- le llegaría alguna respuesta. Empezó por el principio, la intuición lo llevó a buscar antes que nada el lugar en el que está. Ahora puede decir que está encapsulado. No le sirve para nada saber en dónde está. No le interesa; tampoco lo angustia. No buscó la definición porque estuviera urgido de una respuesta, la buscó porque él es así. Necesita saber. Aunque lo que sepa no le sirva. Sabe y con eso es suficiente.

Sin embargo, no deja de pensar en qué es lo que hace dentro de la cápsula ¿Quién lo puso ahí? ¿Para qué? Todo lo que hace lo hace de memoria. Se desconcierta de nuevo ¿No la había perdido? ¿Cómo sin recuerdos puede hacer lo que hace? ¿Está programado?

¿Quién es? ¿Qué es? ¿Qué hace ahí metido? ¿Por qué está ahí?

Sigue manejando comandos sin titubear. No hay un atisbo de duda en lo que hace. Aprieta teclados, sube y baja pequeñas manivelas, lee pantallas. Todo esto mientras flota. Y gira. No está cansado. No está aburrido. Solo le preocupa no saber por qué hace lo que hace. No es angustia. Es preocupación.

Mientras mantiene las cosas en funcionamiento puede estudiar un poco más ese espacio reducido. Dos cosas le llaman la atención. Una pantalla más grande que las demás y unos parlantes que no son parte del mobiliario de la cápsula. Definitivamente allí se puede ver cine y es probable que los parlantes sean el complemento para generar el sonido envolvente clásico del cine. Mira un aparato donde chequea cuándo tendrá que hacer la próxima ronda de mantenimiento y se da cuenta de que tiene tiempo de mirar algo en la pantalla.

La enciende y se sorprende. La película es rusa. La película es sobre un astronauta. La película es sobre un astronauta ruso y eso lo confunde ¿Pensó en Rusia porque la película estaba programada antes de que él empezara a preguntarse todas estas cosas hace un par de minutos atrás? ¿Por qué hay una película sobre astronautas dentro de una cápsula que evidentemente está orbitando en el espacio? ¿No es redundante? ¿No deberían haber programado otra cosa? Matrioska.

¿Cómo supo que está orbitando en una cápsula? ¿Cuando empezó a mirar el film? ¿Programaron la película para que supiera que era un astronauta ruso orbitando en el espacio?

¿Por qué no puede parar de preguntarse cosas?

Mira la película y no se concentra porque no puede pensar en otra cosa más que en qué está haciendo metido en esa cápsula. Piensa piensa piensa ¿Piensa o es pensado? Intenta mirar lo que pasa en la pantalla. La película no es muda, pero casi.

El está adentro de un traje que está adentro de una cápsula que está, estuvo o estará adentro de otra cosa. No sabe. O sabe.

Mira una película sobre un astronauta ruso que está en una nave parecida a la cápsula en la que está él. Él que no sabe quién es ni qué está haciendo. Mira una película en la que la realidad y el sueño son intercambiables y eso lo confunde.

¿Y si está preso? ¿Si la cápsula es en realidad un mecanismo de restricción del que no saldrá nunca aunque quiera?

¿Qué es la prisión? ¿Por qué empezó a pensar en la libertad? ¿Qué es ser libre?

No puede responder ninguna de las preguntas que le brotan como si su mente fuera un geiser. No sabe por qué empezó a cuestionarse todo. Ni siquiera sabe si está despierto. Inevitablemente, después de dudar esto, nuevas pregunta se le aparecen: ¿Qué es estar despierto? ¿Qué es esa cosa que llamamos la vigilia?

Si está dormido ¿esto es una pesadilla? Si está despierto ¿por qué se pregunta si sueña?

Mira de nuevo a través de las transparencias. Oye su respiración. Las preguntas lo alejaron de la película y ya no la está viendo. Tiene la vista fija en las luces, afuera. Lejanas. ¿Qué es aquello? ¿Qué habrá más allá? Siente el tubo por el que respira como una tenaza. Es lo que lo mantiene vivo. Piensa.

Lo que lo ata le da la vida. Y entonces todo cierra. Ahí está el quid.

Resolvió el enigma porque sabe que nunca saldrá de la cápsula pero ya no le importa. Dejó de preocuparlo.

Ahora se concentra en las luces. Lejanas. Va a volver a mirar la película porque se dió cuenta de que el sueño y la vigilia no le interesan. Tiene que concentrarse en ese espacio reducido y disfrutar porque después de todo, flota, respira y siente cómo el aire entra y sale por un ¿tubo?

26 de octubre de 2014

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.