Y ahora: Codeando México

Uniendo a la ciudadanía y gobierno, un hack a la vez…


“If you want to go fast go alone. If you want to go far go together.” -from Code for America Summit 2013

Desde que era niño, me ha apasionado la política y teniendo 8 años, mi mayor sueño en la vida era llegar a ser Presidente de México. Mi motivación era llegar a ser algún día un gran Señor Presidente como Francisco I. Madero (ver imagen), Álvaro Obregón o Lázaro Cárdenas, y que mi cara apareciera años después en los libros de historia de México con un gran bigote majestuoso y portando la banda presidencial. Ya llevo algunos avances; el bigote poco a poco se vuelve majestuoso.

Años después, ya un poco mayor y acercándome a la decisión de qué carrera estudiar, consideré seriamente hacer una carrera en Ciencias Políticas, Derecho o Economía, para posteriormente poder iniciar mi carrera política. Mis motivaciones para entonces ya habían cambiado y madurado un poco. Ya no sólo era aparecer al lado de mi paisano sonorense Plutarco Elías Calles como su lejano sucesor. Lo que me encendía por dentro ahora era un deseo asfixiante de hacer algo para mejorar la situación de mi país y de mi gente, los mexicanos.

Siendo mexicano, no hay ideal más grande para mí que ver a mi país modernizado, ofreciendo oportunidades de desarrollo a todos sus ciudadanos y convertido en un foco de progreso y bienestar regional e internacional. El hecho de que esto no sea una realidad por intereses coludidos con la política nacional, por la negligencia gubernamental y por nuestra pasividad como sociedad civil siempre me ha causado impotencia e indignación. Decidí entonces tomar un camino distinto a la política, donde existe mucha podredumbre y deformación de ideales y valores, que me pudiera llevar eventualmente a hacer algo por mi país y mi gente.

Fue entonces cuando descubrí el maravilloso mundo de la tecnología. La creación y el desarrollo de tecnología son verdaderas armas que, bien enfocadas, permiten resolver casi cualquier problema en estos tiempos. La tecnología está dando un poder inmenso a empresas como Google de crear automóviles que se conduzcan solos o de llevar Internet a las regiones más remotas del mundo; o a otras como Tesla de transformar el transporte para que sea más ecológicamente sostenible. “El software se está comiendo al mundo”, como dice Marc Andreesen y estamos siendo testigos de una verdadera revolución propiciada e impulsada por los avances tecnológicos.

Ahora que ya les compartí todo este contexto de mi vida, pueden notar que mis dos grandes pasiones en la vida, por ser plataformas que permiten lograr cambios reales en nuestras regiones y en el mundo, son la política y la tecnología.

Justo por esto fue que hace unos días me uní formalmente al equipo de Codeando México. Codeando México, descrito en palabras muy light, es un equipo joven de chavos mexicanos que tienen entre 20 y 27 años y que está trabajando para transformar, a través del desarrollo de tecnología cívica, la manera en que los gobiernos y ciudadanía interactúan entre sí. Están empujando tenazmente valores sublimes como transparencia, apertura y eficiencia, a través de sus diversas actividades y programas. Y lo mejor de todo es que lo están logrando.

Codeando México existe para que nuestras ciudades funcionen mejor, para que nuestra sociedad civil tenga más y mejor acceso a herramientas útiles y a información relevante, para que nuestros gobiernos puedan lograr resultados para nosotros a través de un trabajo de mayor calidad, y para que esa brecha que, especialmente en México, existe entre nosotros, la sociedad civil, y nuestros gobernantes, pueda ir reduciéndose hasta poder casi desaparecer. El potencial es gigantesco: lograr que los gobiernos puedan convertirse en máquinas de eficiencia y así poder hacer mucho más por sus representados, y al mismo tiempo facilitar a la sociedad civil el poder activarse y participar en los temas públicos del país. Todo, claro está, a través de tecnología.

Codeando México fue la organización responsable del reto de la #App115, en el cual logró poner en evidencia el despilfarro negligente y descarado que desafortunadamente a veces se da entre nuestros funcionarios públicos. Lo importante es que no sólo mostró la lamentable situación, sino que convocó a la sociedad civil para hacer algo al respecto y posteriormente lo llevó a cabo. Más recientemente, Codeando también saltó la semana pasada para brindar su apoyo en el tema de la controversial #LeyTelecom, construyendo una aplicación web llamada Explica La Ley, la cual traduce los puntos polémicos de las reformas a las leyes de telecomunicaciones (y de cualquier otra ley que interese al público) del difícil de comprender lenguaje de legisladores, a palabras simples que pueda entender cualquier persona, incluidas mi abuelita y sus amigas del dominó cubano.

Codeando México también está empujando incansablemente la apertura del gobierno a través de la publicación de sus datos abiertos. Esto ya comienza a ser una realidad: recientemente se abrió el portal de datos.gob.mx y también Codeando re-lanzó su sitio de DataMX — el cual es trabajo en proceso pero continúa siendo pulido todos los días. Los datos abiertos permiten que cualquier desarrollador de software, periodista, ciudadano o funcionario del gobierno pueda tener acceso a información actualizada, real y confiable, y posteriormente utilizarla para generar valor en la sociedad. Este movimiento y tendencia se conoce como Open Data (OpenDataMX) y es una de los pilares de la existencia de Codeando México.

Dicho todo esto, anuncio que me uno al equipo de Codeando México por varias razones: 1) por la emoción y orgullo que me provoca el poder trabajar al lado de tan excepcionales y talentosos hackers cívicos y personas que integran a la organización; 2) por la oportunidad que veo en este proyecto de hacer algo de manera directa para aumentar la participación ciudadana en la vida pública del país y para dar un paso más en dirección a una democracia más real y tangible en México; y 3) porque realmente no tiene mucho sentido dejar pasar una opción de trabajo que une mis dos grandes pasiones: política y tecnología.

Listo para el hacking cívico.

Como dije antes, estoy emocionado de comenzar esta nueva aventura con este gran equipo. Let the civic hacking begin!

P.S.: Ser Presidente de México sigue siendo mi gran sueño y meta personal. ☺

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.