Uno da el primer paso, y el otro lo sigue.

Uno se acerca en silencio, y el otro extiende los brazos. Con los ojos abiertos y el alma expuesta.

Saltan juntos al vacío y se rodean, en busca de algo. Explicaciones. Restos. Promesas. Esperanzas. Coincidencias.

Se abrazan con todas sus fuerzas, no con la intención de volver a juntarse, si no para soltarse. No para detener el tiempo, si no para poner punto final.

Hay abrazos que no nos quitan el frío ni nos devuelven completos, enteros. Hay abrazos que son la cicatriz, la huella con la que uno dice adiós.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.