Las necesidades intangibles en Puerto Rico.

En mi regreso a Puerto Rico, me he percatado que tenemos unas necesidades intangibles, que no se consiguen haciendo fila o reclamando al gobierno local. Sé logran con gran sensibilidad y alto humanismo, hablando conscientemente de ellas en foros como este.

Creo debe existir una meta básica detrás de todo esto, para ser un mejor país, tenemos que entender el compromiso de ser colectivamente mejores seres humanos.

El tiempo.

El tiempo es la primera, la gente necesita aprovechar el tiempo, estar conscientes de que lo están usando productivamente, que lo invierten y lo reciben de manera recíproca. Si alguien te llama, te escribe, se encuentra contigo y/o busca tu atención es porque verdaderamente lo necesita o te necesita a ti. Un sacrificio que nos toca, es regalar y compartir de nuestro tiempo.

El cariño.

En estos días he sentido que el cariño es como si fuera una nueva moneda local. Si alguien se te acerca, exprésale lo que sientes por el o ella, mira a sus ojos, y abraza no sólo su cuerpo, también sus emociones. Busca ser cómplice de la felicidad de quien está cerca de ti y te necesita.

Dignidad.

La dignidad está en el piso, y no se levantará de la noche a la mañana. Puerto Rico se podrá levantar y despertar, pero la dignidad se tiene que lograr así como se pretende lograr tantas otras cosas. Tomará tiempo y este tiempo lamentablemente está en una balanza que no se encuentra a nuestro favor. Tenemos que provocar un peso grande, consistente y contundente para que todos tengamos la certeza que no volverá a caer en un tiempo.

Respeto.

Hay que respetar a los que están y a los que ya no estarán, uno no es más que el otro, somos lo mismo, y somos necesarios y cómplices en esta ecuación. Al mismo tiempo hay que respetar las opiniones de los demás de manera sabia, callar, escuchar y analizar cada expresión pública.

Me gustaría que podamos compartir opiniones sobre este “post” y ver como nos encontramos, nos abrazamos, pensamos y nos comprometemos a lograr nuevas realidades.

Like what you read? Give Emil Medina a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.