¿COMO ESCUCHAR UNA HISTORIA?

Por EMMANUEL GARCÍA

Soy de la idea de que uno no debe desgastarse tratando de hacer feliz a la gente. Cada persona tiene sus propias luchas internas –alcoholismo, desempleo, desamor, deudas, enfermedades- y hace, o no hace lo que es necesario para superarlo.

Tengo que admitir que la mayoría de las veces he dicho no cuando alguien me pide apoyo, con la idea de que así protejo mi tiempo, tiempo que uso para cumplir mis objetivos personales.

Como Escuchar Una Historia.

Hay gente que vive en contextos y situaciones muy diferentes a la mía. Gente que no tiene un trabajo, una casa, un sistema de apoyo, alguien que los ame. Conozco gente que no te pide dinero, te pide herramientas para seguir trabajando, que no quiere una computadora sino un maestro para seguir estudiando o simplemente alguien que escuche su historia.


La semana pasada estaba comiendo con mis abuelos y tenemos un pequeño ritual. Me siento en una de las sillas del comedor con un plato de sopa enfrente, en silencio con una sonrisa en la cara veo a los ojos a mi abuela y es todo. Ella sabe que es una invitación para que me cuente una de sus historias.

Cada una de sus historia esta perfectamente condimentada con risas, con viejos corajes, lagrimas, locuras, suspiros –su lucha por la vida- Es imposible no aprender algo de alguien con tanta experiencia.

Aprender de la experiencia de los demás reduce nuestra curva de aprendizaje a la mitad.

Maestros.

Creo que la experiencia es un activo a corto plazo, si algo nos ha enseñado la historia es que nuestra condición humana es cíclica, que sin importar cuanto avancemos en la tecnología, las ciencias, la educación o los gobiernos, habra historias que se repitan una y otra vez -como las de mi abuela-. Por eso, dejo de interesarme la vieja historia, ya no me interesa como se ganaron las viejas batallas contra las enfermedades, la pobreza, los territorios — no me mal entiendan- las soluciones del pasado solucionaron problemas del pasado. Entonces, ¿Necesitamos nuevas soluciones? No tampoco, esas iniciativas ya empezaron hace tiempo.

Lo relevante es la continuidad, el coraje que se necesita para no abandonar, para no olvidar que las soluciones ya estan.

El futuro me importa un carajo, no me interesa dejarle un mejor planeta a los niños. Las generaciones que siguen tendrán que resolver sus propios problemas. Me interesa dejarles mejores mentores, mejores maestros que los ayuden a encontrar su propósito, a desarrollar sus habilidades mucho mas rápido, a reconocer su condición humana lo antes posible y lideres que usen el dolor, sudor y lagrimas de esos niños –que sabemos que inevitablemente padecerán — para que ellos mismos construyan el mundo que se merecen.

Eso es algo que si puedo hacer hoy.

Intercambio De Valor.

Ni nuevos gobiernos, ni nuevo sistema educativo, ni nuevas empresas, solo una revolución inteligente, que deje mejores instituciones. Porque los sistemas ya existen y son operativos solo hay que optimizarlos, para que sean mas incluyentes y le proporciones el valor adecuado a las personas, hay que depurarlos para que aminoren la corrupción. Ya que, como ningún cuerpo humano pasa toda su vida sin enfermarse ni una sola vez, es estúpido pensar que podemos crear sistemas perfectos que operen sin fallas.

Todos soñamos con alcanzar las estrellas y es un sueño asombroso que todos merecemos pero hoy solo podemos obtener la Luna –talvez Marte- entonces hagamos lo que si podemos hacer hoy. Y esto no es una apología del conformismo sino de tener los pies en la tierra.


Por eso cada vez que digas si, que sea un si encausado al mejoramiento de tu entorno, que sea un si duradero, que sea un si con propósito. Y que cada vez que escuches una historia saques lo mejor de ella, porque todos enfrentaremos situaciones dificiles pero cada quien las resolvera de forma diferente.


Bonus.

Si buscas historias que valen la pena escuchar, estas son de mis favoritas.

Human

Por Yann Arthus-Bertrand

https://youtu.be/N1WdfVWo1pQ