Hasta el final

Comencé a amar a una mujer que no me amo, pero no fue brusca fue amable, en cierta forma fue buena persona y yo habia viajado a la isla de la perdicion y fui expulsado, por descubrir que soy el hijo del diablo, comence a persar que había salvación y que seria facil con la mujer trigueña casi virginal que no me amo. No fue suficiente porque trate de ser buena persona, cuando lo que atrae al amor es la malaventura, pero que quiera uno tiene que caer cada tanto años y aprender y seguir por el camino de tierra mientras la malesa crece y uno se queda hasta el final.

Dos mujeres, he intentado hacer las cosas bien con dos mujeres, bien desde un principio sin que en mi sangre corra el suicidio de Hemingway o el higado de Bukowsky, amable desde el principio porque estaba cansado de que la vida me importe menos que una noche en busca de la muerte. Lo había intentado, una de ellas jamas me dio una mirada de amor aun cuando descubrimos el mundo juntos y el respiro de ella era la exhalación mia y su sueño era el cansancio de mis párpados, ella se fue y jamas nos besamos y no nos volvimos a ver.

La otra mujer simplemente dejaba que deslizara mis besos sobre sus labios, pero pocas veces deslizo los suyos en los míos, agradeci que se dejara amar ocultando su falta de interés, ella se sentia bien conmigo pero yo no era el abismo al cual quería saltar, asi que me fui y di tranquidad como pavo de su buen trato. Amas a quien no te ama y alejas a quien te ama, pero no es algo de lo cual alla que arrepentirse, estamos aqui para aprender de nuestra falta de valor y del poco amor que tenemos y desperdiciamos en quien no nos entiende ni nos amara, no podemos hacer nada al respecto, desde un principio estabamos destinados a perder esta guerra, solo que la adornamos con flores nordicas y contruimos un buen lugar para perecer por los siguientes cien años.

Jamas debemos creer que estamos aquí para que los demas escuchen nuestras disonancias, no estamos aqui para obligar a otros a saber nuestras penas, estamos aqui para terminarnos el vino, caminar hablando y con un poco de suerte habra alguien a nuestro lado con las mismas penas y se quedara con nosotros, hasta el final.


Estamos condenados a buscar el amor. Pero un dia cualquiera entendemos que, en realidad, seremos afortunados si alguien se queda… hasta el final.