boulé

Boulé Technology, una startup que revolucionará la Democracia

A estas alturas de nuestra historia, la digitalización de muchos y variados aspectos importantes de la humanidad convive con nosotros. No así con la mayoría de los procesos electorales; acciones que aún se realizan en papel (sin conexión) y que siguen representando gastos considerables en cuanto a su implementación para cualquier país. Algo que parece estar fuera de la modernidad.

Desde el cambio de siglo, el voto electrónico ha sido considerado como una idea prometedora y eventualmente inevitable, que podría acelerar, simplificar y reducir el costo de las elecciones e incluso podría conducir a una mayor participación de los votantes y al desarrollo de democracias más fuertes.

En el documento del Parlamento Europeo: What if blockchain technology revolutionised voting?, se abre el debate sobre la utilización de la tecnología blockchain para elecciones de cargos públicos. Se señala que ante la digitalización de varios aspectos importantes de la vida moderna, se debe considerar seriamente hacer evolucionar el proceso de las elecciones a un sistema en linea para reducir costos, aumentar la velocidad y simplificar las elecciones, al mismo tiempo que un sistema de este tipo promete fortalecer la democracia.

Utilizar tecnología blockchain para llevar un registro de verificación transparente y distribuido entre los usuarios permitiría que los votantes mismos sean quienes realicen la gestión, conteo y verificación de los votos en vez de que lo haga una autoridad central como se acostumbra en la mayoría de los países del mundo. Además, gracias a la naturaleza de blockchain, el registro histórico de los votos no podría ser alterado por otros votantes, por lo que no se podrían añadir votos ilegítimos debido a que los otros usuarios podrán ser capaces de examinar si los votos cumplen con las normas.

Otro punto destacado es que se debe desarrollar un sistema blockchain habilitado para el voto electrónico (BEV por sus siglas en inglés) para que sus características sean las más adecuadas para la elección y el electorado. Otra opción mencionada en el documento fue utilizar blockchain de un sistema ya establecido para desarrollar el sistema. En este sentido, el sistema blockchain ya ha sido utilizado en elecciones internas de partidos políticos y votos de accionistas en Estonia. Teniendo esto en cuenta, este concepto puede llevarse más lejos utilizando contratos inteligentes.

En el documento, se afirma que “tomando el concepto más allá, BEV podría combinarse con contratos inteligentes para tomar medidas de forma automática bajo ciertas condiciones acordadas. Aquí, por ejemplo, los resultados de las elecciones podrían desencadenar automáticamente la implementación de las promesas de manifiesto, las opciones de inversión u otras decisiones de la organización”. A pesar de las posibilidades que arroja la implementación de un sistema blockchain de esta naturaleza, también se señala que existen diferentes riesgos, como “complicar las cosas” con la presentación de demasiadas opciones a los ciudadanos, el tema del anonimato en las votaciones, y la dificultad que puede representar asegurar a los votantes la confianza generalizada en la seguridad y la legitimidad del sistema.

La aplicación de un sistema blockchain habilitado para el voto electrónico rediseñaría todo el proceso electoral, ya que tradicionalmente este proceso es centralizado. Por lo que la adopción de la tecnología blockchain irá avanzando en los países dependiendo de los valores, estructura social, política y el grado de democracia existente en éstos.

Han sido grandes los esfuerzos por fomentar el uso del voto electrónico como medio de garantizar el respeto a los principios fundamentales del sufragio. Los legisladores europeos aún se encuentran estudiando los protocolos que podrían ser utilizados por los Estados miembros. De ser aprobado un sistema de este tipo, cambios profundos a distintos niveles podrían observarse en Europa en un periodo de tiempo mediano.

Blockchain puede facilitar el voto electoral, asegurándose de que cada persona elegible genera solo un voto. Hacer que los resultados electorales sean completamente auditables podría ser un objetivo a largo plazo para blockchain.

Esta consideración lleva a un equipo de jóvenes emprendedores, a través de Boulé Technology, a encontrar una solución al problema que sea efectiva con el uso de tecnología blockchain.

En palabras del propio líder de proyecto, Claudio Perlini:

Hemos desarrollado Boulé que es un sistema de votación remota basado en Blockchain para digitalizar papeletas de trabajo, dando la oportunidad de votar telemáticamente a los electores, aumentando la participación de votantes y haciendo que el proceso de votación sea más barato, más rápido y más seguro. -Claudio Perlini

¿Cómo funciona?

  • Los organizadores de la votación publican la lista de electores y Boulé Technologies identificará a los electores y permitirá ejecutar su voto. La identificación también podría ser realizada por un tercero independiente dentro de blockchain.
  • Las personas con derecho a voto podrán ejercerlo mediante una plataforma dedicada, distribuida y descentralizada que Boulé licenciará y adecuará a cada Institución o Entidad organizadora.
  • Cada candidato o propuesta electoral se dispondrá al azar con el fin de no aprovecharse del orden en pantalla con el resto de candidatos o propuestas.
  • El voto puede ser cambiado por el votante en cualquier momento durante el período de la votación, sin límites. La última votación expresada será la oficial registrada que impactará el resultado electoral.
  • No será posible conocer el resultado parcial dado que la votación está abierta. Por lo que no habrá ninguna influencia en la tendencia del voto.
  • Nadie puede vincular al elector con el voto expresado, ni siquiera la propia Fundación Boulé puede hacer eso.

Crowfunding

Para desarrollar este proyecto Boulé Technologies está llevando a cabo una campaña de crowdfunding y hasta ahora ha recibido mucho apoyo desde Japón a Canadá.

La campaña de Crowdfunding comenzará el 28 de agosto de 2017. Puede obtener más información en el sitio web www.boule.one

Instituto Científico de Gobierno Electrónico un socio clave

En este escenario, el Instituto Científico de Gobierno Electrónico (ICGE) es un socio clave para llevar a cabo este proyecto: pondrá a prueba la primera versión beta en noviembre y cuando se haya realizado la evaluación tecnológica, comenzará el proceso de comercialización de esta tecnología en Iberoamérica.

Con la colaboración del equipo de investigadores e ingenieros del ICGE, se podrá mejorar la investigación sobre la ética, la sociología y la igualdad de acceso al derecho de voto. De hecho, este proyecto no sólo está relacionado con la tecnología, sino que se contemplan consecuencias sin precendentes en la historia de la democracia moderna si los gobiernos de todo el mundo implementasen esta tecnología tanto para la elección de candidatos como para la toma de decisiones de políticas públicas. Este proyecto se inscribe como Estudio de Caso dentro de la nueva línea de investigación: Blockchain en el Sector Público, liderado por los investigadores Manuel Enrique Morales y César Vargas Díaz dentro del grupo Avances en Economía Aplicada SEJ434 de la Universidad de Almería.

Pensemos en la oportunidad de votar alguna propuesta de ley general antes de que los políticos la voten en el Parlamento.

¿Qué tan poderosa puede llegar a ser nuestra voz si tomamos acción?, ¿Cuántos referendos podemos proponer y presentar regularmente?

La posibilidad de crear un mundo donde las personas se conviertan en el centro de las decisiones y que tengan el poder de crear sus propias comunidades en torno a temas específicos para crear nuevos partidos gobernados por personas para el pueblo con democracias más fuertes repartidas por todo el mundo, está por llegar.

VER DEMO

Artículo publicado originalmente en e-gobiernos.org: El Voto Electrónico con Blockchain