Manuel Enrique Morales

Usando Blockchain en el Sector Público

Enrique Morales
Sep 2, 2017 · 7 min read

Las tecnologías emergentes o tecnologías convergentes son términos usados para señalar la emergencia y convergencia de nuevas tecnologías, respectivamente, con potencial de demostrarse como tecnologías disruptivas. Entre ellas, deben citarse la Nanotecnología, la Biotecnología, la Ciencia Cognitiva, la robótica, el Big Data que incluye: Internet de las Cosas (IoT), Cadena de Bloques (Blockchain), Realidad Aumentada y Virtual (AR/VR) y la Inteligencia Artificial.

Dentro de la Agenda del Foro Económico Mundial, existen proyectos sobre cómo estas tecnologías disruptivas podrían impactar la industria, los gobiernos y la sociedad, y diseñar modelos de gobernancia innovadora; uno de estos proyectos liderados por el propio Foro Económico Mundial es: el futuro de Blockchain.

Blockchain es una tecnología que dio origen al primer tipo de dinero electrónico o criptomoneda sin intermediarios (bitcoin), pero que ha demostrado tener múltiples aplicaciones no relacionadas con el dinero (contratos inteligentes). Esta cadena de bloques o blockchain es una base de datos que se distribuye entre toda su red de usuarios con el fin de realizar un seguimiento de un determinado activo. (Ver: Blockchain, el paréntesis de la economía)

Empíricamente, las administraciones gubernamentales parecen tener mucho que ganar con blockchain en términos de eficiencias potenciales y mejoras en los servicios, a continuación se enumeran algunos casos en que la aplicabilidad de esta tecnología está teniendo acogida en el sector público:

Gran Bretaña:

El término blockchain-as-a-Service (cadena de bloques como servicio) se incluyó en el marco de contratación pública británico conocido como “G-Cloud 8”. Un blockchain público, con el permiso de una autoridad que centralice el control y el acceso, funcionaría de manera muy diferente que el libro de cuentas “sin permisos” de Bitcoin. Podría permitir a la administración gubernamental eliminar la intermediación en las transacciones cuando sea conveniente, a la vez que aporta un mayor control en otras áreas mediante un seguimiento más eficaz de los datos.

Las cadenas de suministro podrían coordinarse y hacerse visibles en todos los departamentos. Y en el futuro, las obligaciones estatales de un ciudadano podrían cumplirse en un código ejecutable — un contrato inteligente — en lugar de un acuerdo contractual escrito. La Oficina del Gobierno del Reino Unido para la Ciencia parece estar muy al tanto, alentando el papel de proyectos de tipo demostración que podrían ser desplegados posteriormente en todo el Reino Unido.

Estos servicios juntos ofrecen una gama de blockchain-as-a-service a los organismos del sector público, incluyendo el sector salud, el gobierno local y el sector educativo.

La isla de Man:

Está trabajando actualmente en iniciativas de gobierno para almacenar la información y para hacer contratos usando aplicaciones blockchain. Uno de los proyectos iniciales implica al Departamento de Desarrollo Económico dependiente de la Corona manejando un registro de blockchain para las empresas en la Isla de Man que utilizan activamente criptomonedas.

Singapur:

El gobierno está buscando con blockchain detener fraudes bancarios de los comerciantes. El problema fue planteado debida a que empresas fraudulentas usaron facturas duplicadas para los mismos bienes para obtener millones de dólares de los bancos. Esto ha llevado al gobierno de Singapur a desarrollar un sistema con bancos locales enfocados en prevenir el fraude de facturas usando Blockchain para crear un hash criptográfico único (una huella digital única) para cada factura.

Estonia:

Se ha establecido un programa de residencia electrónica en Estonia para permitir a las personas de cualquier parte del mundo solicitar su residencia electrónica para establecer un negocio, por ejemplo. Los residentes obtienen una tarjeta de identificación digital con una clave criptográfica para firmar documentos digitales, eliminando la necesidad de firmas de tinta en formularios gubernamentales. Los ciudadanos estonios de pleno derecho pueden votar y ver qué datos tiene el gobierno sobre ellos, quién ha accedido y por qué. Hoy es uno de los pocos países donde la confianza de los ciudadanos en el gobierno ha ido en aumento.

España:

Por lo que respecta a España, el tema tiene cabida a nivel bancario, con un consorcio creado por Cecabank y Grant Thornton que reúne al 33% del sector bancario español, y se sitúa en una posición de vanguardia, ya que sus integrantes serán las primeras entidades financieras en crear de modo compartido aplicaciones basadas en tecnología ‘blockchain’ con impacto real en el negocio bancario.

De igual forma, la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales (AMETIC) crea la Comisión Blockchain para posicionar a España en la vanguardia de esta tecnología.

El Ministerio de Turismo, Energía y Agenda Digital de España, a través del CERT de Seguridad e Industria tiene dudas sobre su escalabilidad, sobre su eficiencia, en algunos casos sobre la robustez de los mecanismos de consenso subyacente y también sobre su privacidad. Esto hace suponer que se considera una tecnología en la que su aplicabilidad en el sector público aún está en fase experimental y no será implementada por la administración actual. Por lo que es importante investigar no solo los beneficios y obstáculos de blockchain sino analizar los resultados de los experimentos o proyectos ya implementados con la experiencia de otros países.

Empresas Consultoras:

En cuanto a algunas consultoras privadas existe un trabajo previo sobre esta temática con Delloite, McKinsey&Company y Capgemini.

En el documento de la consultora Deloitte: “Blockchain applications in the public sector”, se estipula que blockchain puede usarse para corregir ineficiencias en los sistemas actuales e incrementar la efectividad en servicios públicos. Por ejemplo, puede servir como registro oficial para activos de licencias gubernamentales o propiedades intelectuales y materiales de ciudadanos y empresas, como casas, vehículos, patentes. Blockchain puede facilitar el voto electoral, asegurándose de que cada persona elegible genera solo un voto. Blockchain también podría ayudar en funciones de back-office, para coordinar y racionalizar licitaciones y compras a través de departamentos, agencias y otras entidades.

Por su parte McKinsey&Company en el documento: “Using blockchain to improve data management in public sector”, afirma que la tecnología blockchain es prometedora para los organismos gubernamentales que buscan mejores vías para administrar y proteger la información sensible. Ofrece un camino atractivo hacia operaciones más eficientes, un servicio más receptivo y una mayor seguridad de los datos. Sin embargo, como demuestran los primeros experimentos en las industrias de servicios financieros, tardará tiempo en que la tecnología madure completamente. Ahora es momento de experimentar. Al incluir la cadena de bloque en sus agendas de innovación, estableciéndola como un componente crítico de la arquitectura de la empresa, los gobiernos aprenderán qué funciona en la práctica y cómo desbloquear todo el potencial del servicio basado en datos.

Este rápido crecimiento presenta desafíos para los responsables de la toma de decisiones de TI en el gobierno. En primer lugar, no existen estándares ampliamente aceptadospara las tecnologías blockchain o las redes que las operan. Las organizaciones gubernamentales de TI -como cualquier otra persona- pueden tener dificultades para evaluar la calidad de las soluciones disponibles y determinar la mejor forma de integrarlas en sus entornos de TI existentes. En segundo lugar, debido a que muchos proveedores de blockchain son pequeñas empresas de nueva creación, puede ser difícil para los departamentos de TI y de adquisiciones identificar socios con poder de permanencia, es decir, empresas que pueden ofrecer productos de vanguardia, pero son lo suficientemente estables para ver proyectos hasta su implementación.

Al mismo tiempo, los riesgos de privacidad requerirán atención constante. Incluso si los gobiernos pudieran implementar cadenas de bloque que compartan datos a través de redes públicas, todavía tendrían que garantizar que los métodos de encriptación actuales y futuros sean lo suficientemente fuertes como para garantizar la privacidad del usuario. Los líderes de las agencias gubernamentales necesitarán entender las implicaciones legales y regulatorias de blockchain, entre ellas: ¿En qué grado los contratos inteligentes serán vinculantes? ¿Pueden los senderos de auditoría blockchain ser usados como evidencia en la corte? ¿Debe ser obligatorio el uso de blockchain en ciertos campos?

Por último, en el documento de Capgemini: What blockchain can do for government, se afirma que el gobierno tendrá que entender cómo blockchain puede extraer valor de tecnologías como Big Data y el Internet de las cosas (IoT). La clave para el creciente interés en la tecnología blockchain es su uso de la criptografía compleja e inmutable que resulta resistente a la piratería. Esto abre una gama de nuevas aplicaciones posibles y más Open Government (Gobierno Abierto).

Muchos de los registros de impuestos podrían ser mantenidos por organizaciones e individuos que trabajen en colaboración con el gobierno y compartiendo información. Eso quitaría la carga de gran parte de la infraestructura y las soluciones del gobierno central: el gobierno administraría las aplicaciones descentralizadas y la infraestructura, haciéndolo de manera segura con una plataforma distribuida criptográficamente protegida, concentrando sus esfuerzos en las excepciones a las reglas en gran medida automatizadas.

Repercusiones

La premisa es que cualquier organización que desee racionalizar sus operaciones internas (back-office) podría encontrar en este libro mayor de cálculo distribuido un papel mucho más creciente, eficiente y seguro que con bases de datos tradicionales.

El uso de blockchain en el sector público repercutirá en: el voto electrónico; la contratación electrónica; la recaudación de impuestos; la emisión de pasaportes; la emisión de documentos de identidad; los registros de propiedad; los registros de sistemas de salud; y en la concesión y gestión de licencias.

Proyecto en Marcha: Voto Electrónico con Blockchain

Boulé Technology

Si te interesa este tema, puedes colaborar activamente con el Instituto Científico de Gobierno Electrónico. Actualmente trabajamos con un proyecto en marcha a cargo de la empresa Boulé Technology: Voto Electrónico con Blockchaindonde puedes participar en el crowfunding o comprar directamente Boulé Tokens. (Ver: Boulé Technology, una startup que revolucionará la democracia).

Sígueme en Twitter: @Manuel_emorales | contacto: emorales(at)e-gobiernos.org

Enrique Morales

Written by

Secretario General en la Asociación para el Desarrollo de la Tecnología Blockchain (ABYTES) www.abytes.org / Personal: www.manuelenriquemorales.com

More From Medium

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade