De ese sábado no pasaba. Lo habían hablado muchas veces y de ese día no pasaba, al menos el ir a mirar. Cogieron el coche y en pocos minutos llegaron al polígono industrial. Era un sábado caluroso, como lo son todos en verano y no había muchos coches aparcados. En realidad solo había una pequeña furgoneta blanca y un utilitario rojo. Aparcaron justo al lado de este último, esperando que la sombra del edificio les hiciera el favor de mantener el coche a una temperatura habitable para cunado salieran. La tienda de muebles era de las pequeñas, no como los almacenes de esa cadena sueca que ha convertido en imposible diferenciar un salón de Barcelona de uno de Gainesville. Ella tenía ganas de buscar un sofá nuevo, porque ya no sabía cómo definir el mueble en el que se sentaban a ver la televisión. Años de uso intensivo coronados por el último año de vida de su perra de raza carlino, incontinente por la medicación, habían convertido el sofá en una masa blandengue e incómoda llena de manchas. Cuando entraron en la tienda el aire acondicionado les dio la bienvenida. Demasiado frío, demasiado. Al entrar vieron que a la derecha había una chica tras un escritorio. Parecía tan desganada como lo puede estar alguien un sábado de agosto cuando le toca trabajar. La mujer preguntó a la chica donde tenían expuestos los sofás. “En la primera planta” le contestó, casi sin dejar de mirar el teléfono móvil. Subieron al primer piso, y empezaron a recorrer los pasillos que formaban los propios muebles. …


¿Sabéis ese cansancio que no se pasa durmiendo? ¿Ese que va encima vuestro, como Yoda encima de Luke durante “El imperio contraataca”? ¡Que ya tenía que ser coñazo! Con el grado de humedad de Dagobah y con unos mosquitos del tamaño de wookies, llevar encima a una marioneta de Jim Henson dándote una turra gramaticalmente desordenada… Pues eso, que estoy cansada.

Son varias cosas las que contribuyen a este cansancio que, a ratos, me lleva a pensar si no sería mejor acelerar el tema de la evolución y tener un botoncito de reset en la nuca. …


¡Hola a todos! ¿Todo bien? Hoy os traigo una nueva reflexión sobre la moda de lo “Paleo”. Hablemos de lo paleo. ¡El paleolítico va a llegar!… perdón.

El término “paleolítico” fue creado por el arqueólogo John Lubbock allá por 1865 como contraposición al neolítico. Y ¿qué caracteriza el período paleolítico? Pues tenemos 4 puntos principales:

1-fabricación y utilización de herramientas de piedra tallada. Es decir, se dejó de gritarle a los árboles y a los animales como método para cortarlos o descuartizarlos.

2-la práctica de la depredación (caza, pesca y recolección). Como saquear la despensa de mamá naturaleza.

3-el nomadismo. Hoy lo llaman flexibilidad laboral, pero es el “ir con las maletas a otra parte porque aquí ya nos hemos comido los frutos del bosque (ver punto…


Hará unos días leí en un periódico fundado por un conde barcelonés que se estaba planteando la idea de crear un máster para mejorar la docencia de los profesores universitarios. El artículo apelaba a las carencias que este sector de la educación demostraba, sobretodo en nuevas tecnologías y la falta de motivación al alumnado.

Vayamos por partes.

De todas las personas que conozco que han realizado el máster para profesor de secundaria, un porcentaje muy elevado me comenta que es una verdadera pérdida de tiempo y que todo queda en manos de le teoría pedagógica. …


Recordando…

Hace poco me preguntaron por el peor examen al que me enfrenté durante la carrera. No me costó recordarlo y el hecho de explicarlo me produjo casi los mismos escalofríos que sufrí el día de autos.

[Sonido de arpa]

Era el año 2003 y me encontraba en una de las aulas para el primer parcial de la asignatura “Actualidad mundial". El primer cachondeo de esa asignatura fue el profesor, al que no nombraré aquí por si me lo tengo que encontrar algún día. Ese señor, que reunía tal cantidad de horrores en su persona que casi parecía una caricatura: rancio, machista, misógino, clasista y perdonavidas. …


De los muchos recuerdos que tengo, uno de los más significativos es el de la charla que me dio mi madre sobre la regla. No sé si es algo general, espero que sí, pero mi madre insistió mucho en hablarme antes de que llegara el momento. Sólo espero, y por el bien de las generaciones de mujeres que han nacido y quedan por nacer, que las charlas sobre la regla no (insisto y remarco: NO) sean como la que me dio mi madre. …


Mundus muliebris


Hola de nuevo. Todos necesitamos apuntarnos cosas: la lista de la compra, la revisión de la caldera, el aniversario del cactus que te regalaron dando por sentado que ninguna planta sobrevive en tus manos o la colonoscopia del dragón de Komodo que no sabes muy bien por qué tienes de mascota.

Recordar. La gente que tiene muy buena memoria siempre tendrán mi envidia sana. Los que se anotan lo que tienen que hacer en el dorso de la mano con un boli, también. Recordar cosas importantes, cosas trascendentales y todo aquello que nos ronda por la cabeza. Muchas veces he salido de la cama, cuando Morfeo ya había dispuesto todo el tinglado para ofrecerme el sueño reparador, para anotar algo que consideraba importante. Durante la redacción de mi Tesis doctoral conseguí que Morfeo me mandara a la mierda y pasé noches de insomnio, momentos en que aproveché para recordar y anotar. …


Parece mentira pero cada vez resulta más difícil encontrar un remanso de paz. En el trabajo (quien lo tenga) en la família (quien la tenga) o en los propios pensamientos (quien los tenga). Intentar informarse de algo, usando el medio que sea, puede acabar siendo un suplicio de manipulaciones, sesgos y bilis a partes iguales (intenté leer los posos del té y apareció un anuncio de Clear Blue que no se podía saltar, un drama). Y llegados a este punto, dramatizando tanto como queráis (o no) uno se pregunta a dónde dirigir su atención para no sufrir una úlcera constante. Bien, sois afortunados! …


Hola. Si no habéis sufrido un coma y habéis tenido, al igual que una servidora, una malsana relación con el consumo televisivo, ya sabréis de dónde he sacado el título de este post.

Si por contra invertisteis muchos años de vuestra vida leyendo “Tristes trópicos” de Lévi-Strauss (nada que ver con el de los pantalones vaqueros) y reflexionando sobre la antropología, os informo que es la frase que dice la muñeca Stacy Malibú para mayor chasco de Lisa Simpson en el capítulo 95 de los Simpsons.

Y ¿a qué viene todo esto? Pues se trata de mi introducción al mundo: “De mayor quiero ser mujer florero”. …

About

empeltada

Cosas varias que corretean por mi mente. No afiliada a los Boy Scouts de América. Su tabaco, gracias.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store