Mario
Mario

Mario

Porque lo bello no es sino el comienzo de lo terrible, que todavía apenas soportamos, y si lo admiramos tanto es porque, sereno, desdeña destrozarnos.