Notable mejoría de la economía mexicana

Hace mucho tiempo México no observaba una mejoría del ambiente económico interno como el que ahora mismo estamos experimentando.

Muchos factores, tanto internos como externos, están confluyendo para que la economía viva un buen momento, sin que sea espectacular, pero que está generando un cambio de dirección positiva en el sentimiento de los diferentes agentes económicos: consumidores, empresarios y analistas. El origen de este renovado ambiente es principalmente de naturaleza externa, ya que el gobierno de Estados Unidos ha modificado significativamente su postura negativa de hace algunos meses y ahora vemos una actitud un poco más conciliatoria respecto a temas fundamentales para México. Uno de los más importantes, en términos económicos, ha sido la decisión de mantenerse dentro del TLCAN, y que la renegociación que se llevará a cabo se dará bajo esta instancia, recordando que hace pocos meses el presidente Trump había propuesto la salida unilateral de Estados Unidos.

Desde el exterior también se aprecia una mejoría de los principales indicadores de Estados Unidos, de manera destacada la reciente recuperación de su sector industrial, lo que está favoreciendo a nuestras exportaciones y a otras áreas de la economía. Asimismo, cuenta también el hecho de que algunas de las medidas propuestas por el presidente Trump, con posibles incidencias negativas sobre México, no han tenido el éxito deseado y ello ha ayudado internamente para mejorar nuestras expectativas. La prueba es que, ante la no aplicación de impuestos a las remesas familiares, éstas han crecido a tasas elevadas en el primer trimestre del año, recordando que se trata de la segunda fuente más importante de divisas a la economía mexicana, después de las exportaciones automotrices.

Internamente, los resultados de la economía para el primer trimestre han sido sorprendentemente mejores que los anticipados:

  • El PIB creció 2.5% anual, por arriba del 1.7% esperado por los analistas.
  • Los indicadores de la industria automotriz recobran una buena dinámica, a pesar de las decisiones de EUA de bloquear las inversiones de algunas armadoras en nuestro país.
  • Los diferentes indicadores relacionados con el empleo siguen reportando cifras positivas.
  • Los indicadores de ventas y del mercado interno continúa avanzando a tasas aceptables, mientras que los mercados financieros han sorprendido con un desempeño notable, justamente desde que Donald Trump asumió la presidencia.

Hay un renovado optimismo sobre la economía de México. En consecuencia, de acuerdo a la encuesta de abril de Banxico, los analistas han mejorado sus previsiones para este año en casi todos los indicadores objeto de la encuesta.

Hoy se espera que México crezca 1.66% en este año vs 1.49% en las tres encuestas previas. Destacan también la mayor generación esperada de empleos y el descenso del desempleo, un menor déficit fiscal, e inclusive reducen sus expectativas para la tasa de interés Banxico al cierre de este año, a 7.04% vs 7.20% en la encuesta de febrero, además de que creen que el tipo de cambio cerraría el año en 19.75 pesos vs 21.70 pesos esperado en la encuesta de enero.

También mejoran levemente los indicadores del sector externo: balanza comercial y en cuenta corriente, y por primera vez mejora marginalmente la expectativa de entrada por inversión extranjera directa. Lo que repuntó considerablemente es que, según los analistas, ahora mejora el clima de los negocios para los próximos seis meses (21% de ellos), cuando en la encuesta de enero, a la entrada de Trump, ningún analista pensaba que el clima de los negocios mejoraría. Este indicador regresa a los niveles “pre-Trump”, lo que indicaría que, ante las dificultades del gobierno de EU de implementar sus propuestas agresivas y la moderación de su discurso, además de la decisión de permanecer en el TLCAN (al menos momentáneamente), las expectativas para la economía mexicana pueden mejorar significativamente en los siguientes meses.

En suma, vemos un cambio completo en las condiciones de la economía mexicana, con mejores notables en su expectativa, dada la consecuente respuesta positiva de los mercados financieros internos. Sin embargo, un riesgo latente es que EUA regrese a su postura negativa sobre el TLCAN, en cuyo caso los mercados financieros lo resentirían.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.