Producción de vehículos: un nuevo máximo histórico

En lo que va del año, la producción de vehículos sorprende gratamente marcando nuevamente un récord histórico y dejando atrás la amenaza de recesión a la que se vio sometida a raíz del nuevo entorno político en Estados Unidos. En efecto, en junio se produjeron en el país poco más de 334 mil vehículos, con lo cual se acumularon en un año completo (julio 2016-junio 2017) un total de 3.68 millones de unidades, su máximo histórico en su vista anual. Tras la pausa de 2016, esta industria crece nuevamente a un ritmo elevado, con una tasa cerca al 10% anual en su promedio móvil de doce meses (para ver tendencia), cuando al cierre del año pasado esta cifra era de apenas 2.0%, lo que demuestra la rápida aceleración observada en esta industria.

El factor determinante para esta aceleración de la industria es el dinamismo que está observando su segmento exportador, que hoy representa alrededor de 81% de la producción de vehículos. Estas exportaciones, que hace algunos trimestres estaban observando caídas, ahora están creciendo alrededor de 14% anual (cifra para el primer semestre), destacando especialmente los envíos a Estados Unidos, no sólo por su tasa de crecimiento -15.6% anual-, sino por el peso que representa en este mercado -77% del total exportado-. Sin embargo, el dinamismo de las exportaciones de vehículos contrasta hoy con la pausa que se aprecia en sus ventas en el mercado interno, lo que ocurre después de dos años de notable crecimiento y siendo consistente con un proceso de moderación del mercado interno para este año.

La importancia de este renovado dinamismo en vehículos radica en que genera un efecto positivo sobre la industria de autopartes, con quien guarda una estrecha correlación. En ambos casos, si la economía no cae en un “bache”, podríamos ver buenos ritmos de crecimiento para los próximos años, muy superiores a la media nacional. Su importancia radica en que se trata de las dos industrias más grandes del sector manufacturero y generan superávits comerciales de gran magnitud, además de que sus carteras vencidas en el mercado son mínimas y no están apalancadas. Ambas industrias ostentan hoy niveles de riesgo-industria mínimos: 2 en una escala de 1 (muy bajo) a 9 (muy alto) de acuerdo al modelo IRR-Industry Risk Rating.

Like what you read? Give Monitor Económico a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.