Me perdí

Me perdí para que me encuentres cuando la que se tenía que encontrar era yo.

Andaba adormecida por la vida; miraba sin ver, escuchaba sin oírme, tocaba sin sentir, creía amar; pero eran máscaras de ilusión.

Me dijiste que te transmitía tranquilidad y yo me reí. ¿Cómo es posible que alguien que es un quilombo mental y emocional pueda hacer sentir eso a otro?

Lo comprendí varios días después, vos eras el que me calmaba a mí. Fuiste el reflejo más cálido que pude encontrar en medio de tanto frío sur. Me devolviste mi esencia perdida, la que escondí detrás de bloques de hielo. Derretiste mis capas más heladas, y dejaste mi magma elemental al descubierto.

Sentí una presión en el pecho y volví a llorar. Lloraba por vos pero en realidad lloraba por mí. Porque podía sentir como se conectaban mi alma, mi espíritu, mis ideas y mi cuerpo de nuevo.

Fue difícil reencontrarse después de tanto tiempo. No sabía cómo sentirme. Intentaba negarlo por momentos pero fue más fuerte, lindo y liberador este nuevo despertar.

Este viaje recién comienza, pero estoy en camino.

Una de las cosas más hermosas de este mundo es como una persona sin saberlo puede enseñar tanto con su magia.

Gracias por ser esa agua que apagó este incendio. Y siempre va a haber un satélite que me haga recordar (te).

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.