Me dijeron Johan en 1973

Tenía apenas 7 años y los chicos del barrio de “El Viso”, apenas a 2 cuadras del Cuernabeu, me estaban enseñando a pelotear. Como era rubio, de pelo lacio y largo y con pinta de extranjero me empezaron a decir Johan. Debo admitir que sí me parecía (físicamente) al jugador del momento y como todo niño con dos dedos de frente: “quería ser él”.

En esa época yo no me había decidido por ningún equipo de fútbol aunque lo lógico, viviendo en Madrí, hubiera sido hacerme colchonero o merengue… PERO Cruyff vino al Barça y puso orden en mi cabecita.

Me hice culé y arrastré a toda mi familia conmigo. Junto a mi madre y mi hermano somos seguidores del FCBarcelona desde 1973. Un poco de historia de la época: “… cuando el Ajax negoció el traspaso de Cruyff al Real Madrid, el jugador, hizo muestra de una rebeldía que también le caracterizó durante toda su carrera, no fichando por el Real Madrid, sino por su máximo rival, el Barcelona”. Yo hice lo propio.

Admito que eso redujo mis posibilidades de generar amistades madrileñas y debo haber sido un animal exótico durante décadas (barcelonista de Madrid), pero nunca titubee y mi corazón futbolístico es rojo y azul, como el de mi madre, mi hermano, mis hijos, mi esposa, mis sobrinas y todas las generaciones por venir.

Me decían Johan ¡y a mucha honra lo acepté!

Show your support

Clapping shows how much you appreciated erik grunberg’s story.