Los que no reciben tratamiento: problemas por deposición de medicamentos en Rio Grande

Morelia, 27 de Junio

Dentro de la capital de Michoacán se encuentran los ríos “Rio Chiquito” y “Rio Grande”, ambos sufren de problemas de contaminación por la deposición de las aguas residuales de la ciudad, la contaminación recorre todos los caudales de la ciudad para llegar a los campos de cultivo del distrito Morelia-Queréndaro.

De un vistazo

  • Estas sustancias terminan en el distrito de riego de Morelia-Queréndaro y Lago de Cuitzeo con los cuales se riegan diversas forrajes
  • Estos compuestos no son completamente eliminados por las plantas de tratamiento
  • No existe suficiente información sobre los efectos de estos compuestos en el ambiente

Según un estudio publicado en la revista de la UNAM “Revista Internacional de Contaminación Ambiental” en mayo del 2017 los procesos que se hacen en las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR) no son completos ya que debido a los altos costos de operación se ajusta la tecnología empleada o se reduce la capacidad de procesamiento.

En México el 54% de las aguas residuales no pasan por un proceso de tratamiento y esta termina frecuentemente en los distritos de riego sin ningún control sobre la contaminación que ocasionan.

Este estudio encontró 21 sustancias que entran en la categoría de “contaminantes emergentes” no son eliminadas tras el proceso de limpieza por el que pasan las aguas en las PTAR, entre ellas se encontraron hormonales, esteroides, antibióticos, ansiolíticos, anestésicos, antihistamínicos, drogas de abuso y analgésicos.

El 91% de las aguas residuales de Morelia son tratadas en la planta de Atapaneo

Se encontró que los procesos de “lodos activados” que se efectúan en la PTAR de Atapaneo solo son capaces de eliminar el 25 % de estas sustancias.

Se encontró que los procesos de “lodos activados” que se efectúan en la PTAR de Atapaneo solo son capaces de eliminar el 25 % de estas sustancias.
La persistencia de estos compuestos en el medio acuático depende de sus propiedades químicas como: solubilidad, volatilidad, absorción, biodegradación, polaridad y estabilidad.

El estudio hizo muestreos sobre el agua de Río Grande antes de pasar por la planta de tratamiento de aguas residuales de Atapaneo y después de que esta reintegra el agua que procesa al cauce de Río Grande, que es el principal aportador al distrito de riego 20 (valle Morelia-Queréndaro) en donde se cultivan forrajes.

Pueden llegar a ser peligrosos al combinarse con aguas residuales industriales sin tratar como en este caso, que el agua es conducida al lago de Cuitzeo en donde además también recibe los fertilizantes (y posiblemente plaguicidas) del valle de Morelia-Queréndaro y otras aguas sin tratar de municipios cuenca abajo.

Este tema es importante ya que los estudios sobre contaminantes emergentes apenas comienzan en el país y están sustancias se han depositado durante mucho tiempo al ambiente, en México no hay ninguna regulación sobre la deposición domestica, no hay estudios sobre los efectos que pueden llegar a tener y tampoco hay información sobre el verdadero destino final de estos medicamentos en las aguas residuales.

Fuente:

Zacarías, V. H. R., Machuca, M. A. V., Soto, J. L. M., Equihua, J. L. P., Cardona, A. A. V., Calvillo, M. D. L., & González, J. V. (2017). HIDROQUÍMICA Y CONTAMINANTES EMERGENTES EN AGUAS RESIDUALES URBANO INDUSTRIALES DE MORELIA, MICHOACÁN, MÉXICO. Revista Internacional de Contaminación Ambiental, 33(2), 221–235.

Gaona Quesada, Rafael. “Factibilidad económica para el aprovechamiento de aguas tratadas de PTAR Atapaneo en módulos II al IV del DR020 Morelia-Queréndaro utilizando SIG.” (2013).

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.