El país que se enrumba a prohibir los pantalones camuflados y las pistolas de agua

Karla llega a la casa después de un extenso día de trabajo, se sienta a cenar con su familia y entre tristeza y asombro les cuenta que en la mañana recibió una multa de 15 salarios base porque le vendió a un chiquito una pantaloneta café que según las autoridades se asemeja a la vestimenta militar que se usa en otros países.

Eso no ha pasado todavía en Costa Rica, pero podría pasar, existe un proyecto de ley que pretende que la historia de Karla sea realidad pronto, es el 19.613 que cuenta con la firma y por lo tanto el apoyo de diputados y diputadas del Partido Renovación Costarricense, Liberación Nacional, Movimiento Libertario, Accesibilidad Sin Exclusión, Unidad Social Cristiana y Acción Ciudadana… más la independiente Quesada Santamaría.

Me too.

El proyecto se ensaña en prohibir o intentar alejar de nuestros niños y niñas cualquier objeto existente relacionado con temas militares o bélicos, tanto así que prohíbe cierto tipo de lenguaje, básicamente podés seguir diciendo hijueputa pero nunca, nunca, nunca, se atreva a decirlo seguido o acompañado de la palabra coronel, capitán, cabo, general, comandante o mayor; porque sino la multa sería de 2 a 5 salarios base según el artículo 10 del proyecto.

¿Qué otra ocurrencia viene? El tema de la ropa, es real que la ropa camuflada y específicamente verde o café podría traerle consecuencias negativas, ropa que traiga insignias del FBI, Cops, básicamente ya no va a ser lo mismo comprar en un tienda de ropa americana. Para quien venda esa ropa a mayores de edad se le multará de 5 a 10 salarios base, y si es a menores de edad la multa va de 15 a 30 salarios base (Art. 10).

Y ahora lo que tanto nos preocupa, los videojuegos, el proyecto en sus definiciones incluye a todo aquel videojuego y cito: “que contenga informaciones o simbolice imágenes que promuevan o inciten a la violencia o al uso de armas bélicas de las indicadas en esta ley”. ¿Decime Gonzalo cuál juego no tiene “violencia” si hasta en FIFA se sacan faltas terribles cuando el otro queda solo frente al marco?

Saquemos un minuto para rememorar esos momentos por si nunca los volvemos a vivir…

De nuevo el famoso artículo 10 nos dice que a quien venda estos juegos a menores se le multará de 5 a 10 salarios base. Y si reincide con la venta se le quitarán los permisos de funcionamiento y se le decomisarán productos.

Lo mismo sucede con lo que los diputados y diputadas consideran juguetes bélicos o militares que definen como “todos aquellos objetos, instrumentos o réplicas que imiten cualquier clase de armas de fuego, sean estas cortas, largas de artillería; blancas, sean estas contundentes, arrojadizas, arrojadoras, de puño o de corte o de asta, y de guerra como tanques, carros, aviones de combate o barcos armados…” y ahí sigue pero el punto es que ya no volveremos a ver a…

Perdón cabo, nadie volverá a jugar contigo.

Antes de irme, la lista de diputados y diputadas que firmaron el proyecto:

Gonzalo Ramírez — Renovación Costarricense, Luis Vásquez Castro — PUSC, Óscar López — PASE, Jorge Rodríguez — PUSC, Paulina Ramírez — PLN, Michael Arce Sancho — PLN, Danny Hayling — PLN, Víctor Hugo Morales Zapata — PAC, Humberto Vargas Corrales — PUSC, Carmen Quesada Santamaría — Independiente, William Alvarado Bogantes — PUSC, Rosibel Ramos Madrigal — PUS, Rolando González — PLN, Juan Luis Jiménez Succar — PLN, Gerardo Vargas Rojas — PUSC, Olivier Jiménez Rojas — PLN, Juan Rafael Marín Quirós — PLN, José Alberto Alfaro Jiménez — ML, Johnny Leiva Badilla — PUSC, Aracelli Segura Retana — PLN

Así quedamos.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.