Thailand week one

Algún callejón por ahí en el Bangkok antiguo

Mi decisión de venir a Tailandia radicó en tres necesidades primordiales:

  1. Tenía que salir de Estados Unidos antes del 14 de diciembre por temas de visado.
  2. New York estaba comenzado a ponerse frío y yo no estoy preparado para el invierno.
  3. En Tailandia no conozco a nadie, no cacho nada del idioma y eso lo hizo super atractivo para mi, es lo más lejano a mi zona de confort que pude encontrar.

El viaje

Viajar desde New York a cualquier parte del mundo es super barato comparado con Chile, el pasaje ida y vuelta me costó algo asi como $660 dolares con escala en Shanghai, el vuelo estuvo piola, pero no pudimos aterrizar por mal tiempo y perdí mi conexión.

La Aerolínea nos mandó a un hotel del año uno, con autos, jeeps y todo tipo de decoración de la segunda guerra mundial, debo reconocer que fue un poco creepy.

Con la esperanza de poder dormir en una cama super acogedora después de 24hrs de vuelo, ¡sorpresa! el colchón de la cama era super duro, onda como palo y parece ser algo super común en asia, la verdad es no se para que se molestan en comprar colchones, es lo mismo que dormir en el suelo. ¬¬

El taxi desde el aeropuerto hasta el hostel me salio $750thb unas 15 lucas chilenas, lo normal es que te salga como 500. Me cagaron, pero pico, a esas alturas quería puro llegar.

Here Hostel

Finalmente después de 36hrs llegué a mi destino, un día después de lo que tenía planeado. Lo bueno que en el hostel aun tenían camas (colchones de palo) disponibles. El lugar era super limpio y tranquilo, después caché que era caro y que pude encontrar un lugar más barato con pieza y baño privado, pero bueno, eso pasa por viajar sin cachar nah, sin embargo, pase una semana completa en ese lugar y no me arrepiento para nada.

Twist

Antes de dejar New York conocí a Jamie, un inglés amigo de mi mejor amiga Nicole que viaja por el mundo y vive la vida que yo quiero vivir.

Jamie me contactó a través de facebook con su amigo Inglés chileno parlante, Twist (El cuál se fue de Bangkok dos semanas después de que yo llegué). A los pocos días de arribar, nos juntamos, salimos, tomamos, nos curamos. Luego nos juntamos de nuevo e hicimos lo mismo hahaha.

Por culpa de Twist comí escorpión.

Dos veces. ¬¬

La chilenas

A los 3 o 4 días de estar en el hostel, escuché un par de weón, la wea y varios cachais. De seguro son chilenas pensé. (no podía verlas porque las literas en el hostel tienen cortinas para la privacidad)

Al otro día, me las tope al desayuno (creo, no estoy seguro, pero da igual no es relevante para los acontecimientos). Cómo no estaba de humor para hablar con chilen@s (me caen mal los chilenos) y estás lolitas son super pelolais, decidí guardar silencio.

Mientras yo guardaba silencio y procrastinaba en mi computador, las chicas estaban preocupadas porque una de ellas estaba con una atraso, embarazada del señor jesús o el trauco, fin del mundo, qué hago, voy a morir, la afectada estaba super urgida (pobre) y ellas juraban que nadie les entendía y yo con mi cara de turco/pakistani/arabe o la wea que sea, pasé piola y no dije nada porque soy copuchento hahaha.

Al rato se acerca un mexicano a hablar con ellas y comenzaron a presentarse, las típicas preguntas, ¿de donde eres?, ¿cuánto tiempo llevas aquí? y asi, en ese momento una de ellas decide romper el hielo conmigo y me pregunta en inglés: Where are you from? … Mi respuesta: Chileno, cómo ustedes. Ver sus caras fue lo mejor, hahaha

Luego de eso todo fue alcohol, conversa, carrete, comida, baile, alcohol…La verdad es que la pasé demasiado bien con ellas, La Javi, La Flo y La Tere están dentro de las top 5 personas más bacanes que he conocido acá.

Ellas dejaron el hostel antes que yo, sin embargo, este no es el final de nuestra historia. Nuestros caminos se volverían a juntar.

Martina

Mi primera semana en Bangkok estuve la mayor parte del tiempo trabajando (Si se pregunta en qué, soy diseñador gráfico y consultor freelance), por lo tanto no salí mucho.

En este contexto, mientras estaba sentado trabajando en el área común del hostel, una chica de república checka que viviá en New York, se siente frente a mi y comenzamos hablar.

Eran sus últimas horas en bangkok y me dijo: debes ir a Koh Phangan, full moon party, playa, fiesta. Si vas, podemos compartir una habitación o algo.

Esta simple conversación marcó un precedente en mi viaje y se los contaré en la próxima entrega.


La foto de la portada es un avance de lo que podrán ver en mi facebook, ya no estoy usando instagram porque perdí mi Iphone.

Mientras les dejo las últimas fotos que tomé en New York City.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.