Al final, no queda otra: eliges una calle, te metes y al andar te vas dando cuenta que, mira por dónde, las calles están unidas entre sí y que, elijas la que elijas, al final vas a acabar en el mismo lado.
La elección
ricardo d. alcaraz
201

Me encantó tu reflexión!