El vacío existencialista y la literatura que consuela: una mirada al dolor iniciático del escritor
Aglaia Berlutti
202

Me gustó mucho tu reseña sobre Kawabata. De él solo leí “La casa de las bellas durmientes”, pero es un texto al que vuelvo de tanto en tanto. Me conmueve la articulación sutil entre lo bello y lo triste.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.