What’s wrong with a little destruction?

No entendí esa idea hasta que decidí agregar algo de desorden a mi vida predecible y estructurada. Cuando decidí salir de mi hábitat cómodo y seguro, y quise probar suerte en un ambiente para otros hostil, no me equivoqué tanto.

siempre buscando todas las opciones dentro de abanicos infinitos

De hecho, parecía ser que la decisión correcta a tomar era dejar que las posibilidades aleatorias llegaran a una improbable intersección con mis aptitudes y las cosas que sí están bajo mi control.

Creo estar segura de haber elegido bien. Hay que destruir un poquito más.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.